Es una realidad que el coronavirus está afectando muy de cerca a las diferentes Casas Reales. Además de los cierres de colegios y centros educativos a los que algunos de los pequeños príncipes acuden, son varias las Monarquías que han decidido aplazar o cancelar actos y eventos de su agenda, con el fin de tomar medidas de seguridad frente al contagio.

Artículo relacionado

En el caso de la realeza, esta semana se confirmaba el contagio de Carlos Habsburgo-Lorena, primer royal en dar positivo en la prueba del covid-19. Se trata del único caso -hasta la fecha- de infección por el coronavirus en una Casa Real. Sin embargo, en Noruega la preocupación es máxima debido al delicado estado de salud de la princesa Mette-Marit, diagnosticada de fibrosis pulmonar crónica, lo que la incluye dentro de los grupos de riesgo.

Mette-Marit
Gtres

La afección de la esposa del príncipe Haakon la convierte en un caso de vulnerabilidad ante la crisis sanitaria, ya que el contagio por covid-19 podría tener consecuencias nefastas en su salud. A pesar de que en Noruega el número de casos es mínimo -algo más de 200-, la población del país nórdico es menor, por lo que la proporción es similar a la de España.

Por este motivo Mette-Marit ha estado ausente en actos públicos desde hace varias semanas. Su agenda, ya de por sí reducida, se ha visto más mermada aún desde que se conoce esta emergencia mundial sanitaria. Su último compromiso público fue el 27 de febrero en un acto de la Cruz Roja en Oslo, y pueden pasar varias semanas antes de que volvamos a verla.

Haakon y Mette-Marit de Noruega
Gtres

De esta manera, y siguiendo al pie de la letra los consejos y recomendaciones de las autoridades sanitarias para minimizar el riesgo de contagio, serán su esposo Haakon y el rey Harald los encargados de afrontar las necesidades para con la Corona, dentro de Palacio, y tomándose las medidas de prevención indicadas.

Así se ha informado a través de la página oficial de la Casa Real noruega, unas medidas que estarán vigentes por lo menos hasta el Día de Pascua. Debido al delicado estado de salud que el soberano ha tenido estas Navidades también es importante que no se exponga a concentraciones de personas, y que su agenda se vea reducida en la medida de lo posible.