Los príncipes Victoria y Daniel de Suecia no tienen una agenda común demasiado ajetreada, pero es verdad que en cada una de sus apariciones publicas conjuntas se muestran más cómplices y compenetrados, dejando claro que sus diez años de amor se mantienen día a día.

Artículo relacionado

Si hace unos días les veíamos disfrutando de una noche de arte para dos en la exposición de Giacometti en el Modern Museum de Estocolmo, la hija y el yerno de los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia han protagonizado escenarios de lo más divertidos y originales, siendo alfareros por un día, por ejemplo, o mostrando cariñosas estampas familiares en su tiempo de ocio, junto a sus dos hijos, los príncipes Estelle y Oscar.

Victoria y Daniel de Suecia

La pareja 'royal' mantuvo diferentes conversaciones con el personal del Hospital Kullbergska.

Kungahuset

Y es que la princesa heredera y su marido son conocidos para ponerle la mejor cara a la situación de crisis, irradiando felicidad y positivismo allá donde van. Así lo demostraban hace unos días durante una jornada que combinaba dos visitas de lo más especiales.

A primera hora del día, la pareja acudía al hospital Kullbergska, en Katrineholm. El centro está enfocado en aumentar el cuidado de la salud de los pacientes dentro del marco del covid-19. Allí, los príncipes herederos pudieron conocer de primera mano algunos de los testimonios de los empleados, quienes contaban emocionados cómo han resuelto situaciones difíciles durante estos meses.

Victoria y Daniel de Suecia

Los príncipes Victoria y Daniel de Suecia participaron en una lección de economía doméstica en la escuela secundaria superior especial de Rinman.

Gtres

Unas horas más tarde, la hermana mayor de la princesa Magdalena y su marido visitaron la escuela especial de secundaria superior de Rinman, en Eskilstuna.

Durante su tiempo en el centro, la pareja conoció, entre otras cosas, a estudiantes y docentes del programa de salud, cuidados y enfermería, además de tener la oportunidad de revisar algunos de los programas individuales dedicados a la propia escuela, los estudiantes y los docentes, adaptados a la situación de pandemia. Los príncipes no dudaron en ponerse "manos a la masa" y ayudar con algunas de las tareas diarias que se realizan en las cocinas de Rinman.

Victoria de Suecia

Siempre positiva, la princesa heredera Victoria se metía hasta las cocinas del centro educativo Rinman.

Gtres

Para rematar el día, Victoria y Daniel acudían a la empresa Familjekök design AB, donde recibieron una charla sobre cómo el mercado laboral en Eskilstuna se ha visto afectado por la pandemia y cómo trabaja el municipio para aliviar estas consecuencias. "Ha sido muy inspirador y alentador", reconocía la princesa Victoria a través de las redes sociales de la Casa Real.