Nueva etapa para Christian de Dinamarca. El hijo mayor de los príncipes Federico y Mary se ha instalado ya en la que será su residencia durante los próximos meses, lejos de casa (el Castillo de Fredensborg), para cursar Bachillerato. A sus 15 años, el joven ha seguido los pasos de otras futuras reinas de Europa como Elisabeth de Bélgica o la princesa Leonor, dispuesto a vivir una nueva experiencia.

Artículo relacionado

Será el internado Herlufshom Gymnasium, ubicado en la ciudad danesa de Naestved, a 120 kilómetros de su residencia real, donde Christian de Dinamarca pasará una temporada con sus nuevos compañeros a los que ya ha podido conocer. El curso se inicia el lunes que viene (día 16 de agosto), pero él ya se ha instalado para ir haciéndose a esta aventura en la que seguro que hará amigos de todas partes del mundo.

Federico, Mary y Christian de Dinamarca
Det Danske Kongehus

"Su Alteza Real el Príncipe Christian se ha trasladado hoy al internado de Herlufsholm de Naestved. Mañana inicia su nueva etapa en esta escuela de Secundaria, por lo que hoy se ha instalado para adaptarse al entorno y conocer a los nuevos compañeros de la escuela", se ha publicado desde la Casa Real danesa junto a tres imágenes del príncipe en su nueva residencia.

En dos de ellas, podemos ver al nieto de la reina Margarita muy sonriente, tanto en los pasillos del centro educativo como en los jardines exteriores. La tercera, Christian aparece junto a sus padres, los príncipes Federico y Mary, que no han querido perderse este primer día de su hijo, como viene siendo habitual en ellos.

Christian de Dinamarca
Det Danske Kongehus

Christian de Dinamarca luce en todas las fotografías su nuevo uniforme escolar con orgullo, pero más orgullosos aún están desde el propio centro educativo con la presencia del futuro rey de Dinamarva. "Estamos felices y orgullosos de que el futuro heredero al trono nos haya elegido. Esperamos conocerlo", indicaba el director de la escuela Herlufsholm, Mikkel Kjellberg.

Ahora toca conocer a sus nuevos compañeros, adaptarse a las instalaciones y, por supuesto, hacer amigos de todas partes del mundo. Una toma de contacto en la que el príncipe conocerá las que serán sus rutinas diarias entre las que, además de estudiar, podrá disfrutar de otras actividades deportivas, sociales y creativas.

⁣[Imágenes: Det Danske Kongehus / Keld Navntoft]