Por segundo año consecutivo, Carolina de Mónaco vuelve a llevarse un buen chasco. La princesa se ha visto obligada a volver a cancelar el Baile de la Rosa con motivo de la situación de crisis sanitaria. Se trata de una de las citas más importantes del calendario del Principado, que inaugura, además de la primavera, la temporada de eventos y celebraciones solidarias.

Artículo relacionado

El evento se remonta a 1954, cuando la princesa Grace decidió reunir a personalidades y celebrities de todo el mundo en la prestigiosa Salle des Etoiles del Sporting Monte-Carlo. Un rol de anfitriona que, al fallecer, heredó su hija Carolina, convertida en la presidenta de la Fundación Princesa Grace de Mónaco. A través de esta organización sin ánimo de lucro, los fondos recaudados en los diferentes eventos que realiza se destinan a diferentes causas sociales.

Carolina de Mónaco
Gtres

En todas las ediciones que han tenido lugar del Baile de la Rosa hemos podido ver infinidad de anécdotas protagonizadas por la familia Grimaldi. Cada año, el evento tiene una temática a la que hay que ceñirse, siempre con atuendos firmados por grandes diseñadores del mundo de la moda.

Así, en la última edición celebrada, la de marzo de 2019, "una fiesta en la playa" sirvió para guiar a los asistentes en sus elecciones, aunque Carolina optó por vestirse de negro, probablemente en memoria de su íntimo amigo Karl Lagerfeld, a quien se le rindió homenaje después de su muerte.

Carolina de Mónaco y Karl Lagerfeld
Gtres

Esta glamurosa gala también ha visto pasar a invitados españoles como Pedro Almódovar, Alaska con Mario Vaquerizo y Bibiana Fernández, en 2008, o Borja Thyssen y Blanca Cuesta, en 2010.