El pasado 12 de marzo la princesa Charlene de Mónaco recibía una triste noticia: Goodwill Zwelithini, rey de los zulúes de Sudáfrica, fallecía a consecuencia de una diabetes que padecía desde hace tiempo y que le había obligado a hospitalizarse hacía varias semanas. Unas complicaciones por las que, lamentablemente, perdía la vida.

Artículo relacionado

Así, este jueves tenía lugar un funeral con el que se ha rendido tributo al mandatario contando con la presencia de grandes figuras del país, quienes han mostrado sus respetos hacia el venerado pero polémico octavo monarca zulú. Goodwill Zwelithini, que ha estado al frente del país durante 50 años, también ha sido despedido por la princesa Charlene, que no ha dudado en viajar hasta su país natal a pesar de que Alberto de Mónaco no ha acudido con ella.

Charlene de Mónaco

Charlene de Mónaco ha viajado sola hasta Sudáfrica para asistir al histórico funeral.

KZN Provincial Gov

Para este último adiós, la cuñada de Carolina de Mónaco ha acudido con mantilla de encaje cubriendo su pelo y ataviada completamente de negro de pies a cabeza, tal y como dicta el protocolo y se ha podido ver en tras mujeres que acudían al acto. Una estilismo de luto que acompañaba con una mascarilla también en negro, así como un collar de perlas.

Además del funeral, la despedida a Goodwill Zwelithini ha contado con una procesión de decenas de hombres ataviados con trajes de guerreros tradicionales que llevaron los restos del fallecido de nuevo a la tierra, tradición que se realizaba la noche previa y a la que únicamente pueden asistir los hombres. El cuerpo del fallecido descansará en el Palacio deKwaKhethomthandayo.