Feliz, cercana y emocionada. Así se mostraba este lunes Charlene de Mónaco durante su visita al Palacio del Príncipe con el objetivo de admirar el resultado de las reformas que se han llevado a cabo en esta residencia real. Junto a otros turistas y visitantes, la princesa no ha dudado en saludar y hacerse fotos durante el recorrido en el que también ha podido conocer de primera mano los trabajos que se han realizado.

Artículo recomendado

Charlene de Mónaco anuncia "entusiasmada" su primera colección de arte dedicada a su proyecto #feed2gether

Charlene de Mónaco anuncia "entusiasmada" su primera colección de arte dedicada a su proyecto #feed2gether

"Ayer por la tarde la princesa Charlene presentó a algunos invitados los recién renovados Grandes Apartamentos del Palacio del Príncipe, así como los frescos renacentistas revelados al público después de varios años de trabajo y restauración", ha informado la propia Casa monegasca. "La princesa Charlene también quiso conocer a los turistas que visitaban las magníficas salas de estar del Palacio del Príncipe", se añade junto a varias fotografías de la visita.

Charlene de Mónaco
Palais Princier de Monaco

Estas estancias de la residencia real ha permanecido cerrada al público desde 2015 y se han reabierto el pasado 1 de julio. Lo que en un comienzo iba a ser una simple restauración de pintura terminó siendo un descubrimiento de diferentes frescos renacentistas que se han querido recuperar, lo que ha llevado mucho más tiempo de trabajo y de investigación sobre su conservación.

A pesar de que no se dejó ver en la última gran cita del Principado, el tradicional Baile de la Rosa celebrado el pasado viernes 8 de julio, Charlene ha retomado su agenda con muchas ganas, y se ha dejado ver en público en varias ocasiones durante las últimas semanas. Sin embargo, choca que en la mayoría de ellas lo ha hecho sin su esposo, el príncipe Alberto.

Carolina de Mónaco
Palais Princier de Monaco

Visiblemente contenta, sonriente y cercana con todos aquellos que se han acercado a saludarla, la cuñada de Carolina de Mónaco ha lucido muy buena cara junto a un estilismo con toque masculino muy propio de sus gustos.

Sobre unos pantalones bombachos en color beige, la princesa ha escogido un chaleco con botonadura sencilla firmado por Louis Vuitton. Se trata de una prenda elaborada a partir de una mezcla de lino y lana, con cuello de Mikado de lana y seda en contraste se puede combinar de dos maneras, gracias a una correa de barbilla de lona Monogram. Remataba su elección con cinturón con ojales y unos stilettos en color negro.

[Imágenes: Palais Princier de Monaco]