Allí no es verano, sino invierno, razón de más para que Charlene de Mónaco esté pasando unas vacaciones estivales de lo más diferentes y complicadas. Retenida en Sudáfrica por una infección de oídos que no le permite coger un vuelo de regreso al Principado, la princesa está inmersa en un goteo constante de entrevistas y publicaciones en redes sociales con las que se empeña en desmentir los rumores de crisis en su matrimonio.

Artículo relacionado

Junto al príncipe Alberto de Mónaco, la sudafricana acaba de cumplir diez años de matrimonio, un momento de lo más especial para la familia que no han podido vivir juntos. Charlene lleva desde el pasado mes de mayo en su país de origen, y no será hasta octubre cuando pueda volver junto a su marido y sus hijos, tal y como ella misma ha explicado recientemente.

Charlene de Mónaco
Instagram HSH Princess Charlene

"Se necesita tiempo para abordar el problema que estoy teniendo. No puedo forzar la curación, así que estaré en Sudáfrica hasta finales de octubre", puntualizaba en una reciente entrevista. Palabras que se suman a sus múltiples intentos por normalizar una situación que los medios han descrito como la peor crisis de la pareja en su década como marido y mujer.

Unas conjeturas a las que se suman las declaraciones de un amigo del príncipe Alberto. "Charlène se marchó hace cuatro meses de Mónaco para irse a Sudáfrica donde vive su familia, a pesar de lo que digan. En el Principado de Mónaco lo sabe todo el mundo. Alberto lo lleva bien, como puede. Es una persona muy campechana que se ha refugiado en estos momentos en sus dos hijos, Jacques y Gabriella, que se han quedado a vivir con él", ha declarado a Esdiario.

Alberto y Charlene de Mónaco
Palais Princier de Monaco

"Ni está ni se la espera", comentaba el soberano a este amigo durante la pasada Gala de la Cruz Roja, a la que acudía Gareth Wittstock en representación de su hermana. "Es cuestión de días que emitan un comunicado oficial", ha añadido la citada fuente. Sin embargo, Charlene no deja de enviar mensajes con la intención de mostrar que su matrimonio continúa como siempre.

"A todas nuestras familias, amigos y seres queridos. Gracias por su amor y apoyo, y por la generosidad que hemos recibido durante esta década de nuestro matrimonio. Con gratitud podemos continuar nuestro trabajo a través de nuestros cimientos. Gracias por los obsequios de aniversario, por su generosidad y confianza. Alberto es mi roca y mi fuerza y sin su amor y apoyo no habría podido superar este momento doloroso", publicaba la princesa a escasos días de su aniversario de boda.

Alberto, Jacques y Gabriella de Mónaco

El príncipe Alberto, acompañado de Jacques y Gabriella, en la celebración del Corpus Christi.

Palais Princier de Monaco

Una situación de lo más complicada en la que Charlene se encuentra además alejada de sus hijos. Nada que ver con el idílico verano que pasaron hace un año, consiguiendo los momentos familiares más ejemplares en unos meses en los que se pudo ver a la pareja más cómplice y unida que nunca.

En contrapartida, fuentes cercanas a la exnadadora aseguran en People que ella "nunca dejará a sus hijos", por lo que regresará a Mónaco lo antes posible, en cuanto su salud se lo permita. Una situación que tendrán que solucionar de la mejor manera para los pequeños, que podrían volver a viajar junto a su padre para ver a Charlene en Sudáfrica.