Hace unos días la reina Margarita de Dinamarca abría la veda de vacunas contra el covid-19 entre los miembros de la Realeza de Europa. La soberana ha sido pionera en recibir la primera dosis debido a que, por su edad -80 años-, se encuentra entre los grupos de mayor riesgo.

Artículo relacionado

Su gesto señalaba muy de cerca a otros royals que, bien por edad, bien por otras afecciones, también deberían vacunarse más pronto que tarde. Entre ellos están la princesa Mette-Marit de Noruega o el príncipe Daniel de Suecia, por sus respectivas afecciones; además de los reyes de más avanzada edad, como la reina Isabel y su esposo, el duque de Edimburgo, de 94 y 99 años, respectivamente, Harald de Noruega, e incluso los reyes Juan Carlos y Sofía.

Beatriz de Holanda

Sin embargo, por el momento han sido pocos los royals que han mostrado su intención en recibir la vacuna. Así ha sido el caso de la Casa Real de Holanda, donde los reyes Máxima y Guillermo, como la princesa Beatriz (83 años) se han pronunciado positivamente sobre el nuevo antídoto, asegurando que recibirán la vacuna cuando sea su turno. La fecha exacta de este movimiento debe mantenerse en secreto por la seguridad de los miembros reales.

"El inicio de la vacunación es un punto de inflexión que da esperanzas de una salida a esta crisis. ¡Gracias a todos los que trabajan juntos! Ahora es importante aguantar juntos", publicaba el propio Guillermo de Holanda en redes sociales. Unas palabras que no todos los royals están compartiendo.

Reina Isabel II

Desde la Casa Real de Inglaterra aún no se han pronunciado al respecto, y todo apunta a que, por el momento, ni la reina ni su marido recibirán la dosis o que, de ser así, se mantendrá con absoluta discreción. "Se trata de un asunto privado", ha recalcado una portavoz del Palacio de Buckingham.

[Imágenes: Het Koninklijk Huis]