El desfile de Yves Saint Laurent supone una de las fechas más importantes del calendario de la moda de París, una cita que reúne a celebridades de todo el mundo, entre las que no faltan las embajadoras de la marca. Entre ellas, Carlota Casiraghi, quien asistió luciendo su faceta más rockera e irreverente.

Artículo relacionado

La hija de Carolina de Mónaco acudía al desfile luciendo un look de inspiración entre bohemia y de corsario nunca visto en ella hasta la fecha, un estilismo que bien podría haber lucido su madre hace unos años: pantalón de príncipe de Gales con una camisa en color caqui abierta hasta la mitad, debajo de la que se podía adivinar un top lencero de lo más sugerente.

Carlota Casiraghi
Gtres

Sobre ello, la joven optó por una americana en azul marino de doble botón que remataba ese aire de los 70 tan propio de la marca francesa en los últimos tiempos, un look que definitivamente remató con los accesorios escogidos: unas botas de charol negro que aportaban el toque extravagante y rockero al conjunto; y un pañuelo atado en la cabeza. Una elección que viene a corroborar que, desde que Carlota es imagen de Saint Laurent, su estilo se vuelve cada vez más audaz.

A pesar de las grandes ausencias que tuvo el desfile, como Kate Moss o Naomi Campbell, la sobrina de Alberto de Mónaco se codeó con rostros conocidos como los de Zoe Kravitz, acompañada de su padre, la veterana modelo Amber Valletta, Charlotte Gainsbourg o, la más reciente incorporación Ana de Armas.