El pasado viernes la Casa Real de Suecia anunciaba el nacimiento del tercer hijo de los príncipes Carlos Felipe y Sofia, una noticia repleta de alegría y entusiasmo que, inevitablemente, se ha tenido que adaptar a la situación de pandemia que vivimos a día de hoy. Así, el principito Julian, nombre que se desveló desde la Corona sueca dos días más tarde de su nacimiento, aún no ha podido conocer a la mayor parte de su gran familia.

Artículo relacionado

Además de a sus padres y hermanos, quienes han podido conocer al benjamín del clan el mismo día de su nacimiento ya que Sofia Hellqvist salía del hospital de Danderyd junto a su marido el mismo viernes que dio a luz, sus abuelos paternos también han podido conocer al nuevo bebé royal convertido en su octavo nieto.

Fue el mismo sábado, un día después de la llegada del principito, cuando los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia hicieron una visita privada a los nuevos papás a su Villa Solbacken de Djurgården, Estocolmo. Un primer encuentro repleto de alegría que, tal y como era de esperar, no pudo ir mejor. El pequeño Julian cogía con sus manitas los dedos de su abuelo y su abuela, inundando la atmósfera de ternura.

Así lo aseguró el monarca al día siguiente durante la reunión del consejo en la que anunció el nombre de su nuevo nieto: Julian Herbert Folke, que pese a que no tendrá el tratamiento de alteza real, sí ocupará el séptimo puesto en la línea de sucesión al trono y será duque de Halland. "Es un niño corpulento, al que conocí ayer”, indicó el monarca sueco sin poder evitar una sonrisa mientras hacía alusión a los 49 centímetros de largo y los 3.220 gramos que pesó el bebé al nacer.

Familia Real de Suecia

El domingo el rey Carlos Gustavo anunciaba el nombre de su nuevo nieto y que será duque de Halland.

Kungahuset

"Toda la familia está bien y los dos hermanos lo han recibido bien. Están cuidando de manera especial a este bebé desde el principio". Unas palabras que se sumaban a la primara imagen del bebé, a la espera de poder ver una de la familia al completo, y de que el pequeño siga conociendo al resto de la familia, tanto a sus tíos como a sus primos.