Ha sido en su biografía El dragón en la habitación, escrita por el periodista Malin Roos, donde la empresaria y filántropa Gunilla von Platen ha contado una de las anécdotas más curiosas e impensables protagonizadas por Carlos Felipe y Sofía de Suecia.

Artículo relacionado

Y la ha contado en primera persona ya que ella misma vivió junto a los príncipes la disparatada situación después de una cena a las afueras de Estocolmo que se prolongó hasta la madrugada. Tras la velada, la pareja se ofreció a llevarla de vuelta a casa, un trayecto que se presentaba apacible, tranquilo y seguro. Sin embargo, nada fue tan predecible como se esperaba.

Carlos Felipe y Sofía de Suecia
Gtres

"Esto fue antes de que tuvieran a sus hijos. La princesa Sofía y yo nos sentamos en el asiento de atrás del coche y estuvimos hablando sobre lo bien que lo habíamos pasado en la velada de aquella noche: de la gente, de los encuentros, de la comida... El príncipe Carlos Felipe se puso al volante. De repente, un coche de policía emergió por detrás con las sirenas encendidas y nos indicó que nos detuviéramos", narra la emprendedora siria-sueca.

"Se puso nervioso como cualquiera al que detengan su automóvil de madrugada con las luces azules". El imponente alto policial acabó en un pequeño susto gracioso: "Cuando el príncipe Carlos Felipe acercó el coche al arcén y preguntó a los policías uniformados en qué podía ayudar, se echaron a reír: «Bueno, eras tú. Recibimos aviso de la presencia real en las carreteras y pensamos que era Zlatan» (por el futbolista sueco internacional Zlatan Ibrahimović, uno de los reyes del balón de los últimos veinte años)".

Carlos Felipe y Sofía Hellqvist
Gtres

Además de esta curiosa anécdota, las memorias de Gunilla von Platen narran la historia de una niña refugiada que crece en un suburbio con ocho hermanos en un hogar estrictamente religioso, donde más adelante se enfrenta a la cultura del honor, al abuso y hasta al asesinato, cuando su madre recibe un disparo delante de sus ojos. A pesar de las dificultades, ella consigue acceder a un bastión masculino.