Será el próximo 14 de agosto cuando los príncipes Carlos Felipe y Sofia de Suecia bauticen al pequeño Julian, su tercer hijo, nacido en marzo de este año y con el que la pareja se convertía en una feliz familia numerosa.

Artículo relacionado

La cita, que se ha comunicado a través de la Casa Real, podría convertirse en el esperado encuentro de la Familia Real al completo, con la visita de la princesa Magdalena y los suyos desde Miami, donde reside actualmente. "El bautismo del príncipe Julian tendrá lugar en la iglesia del castillo de Drottningholm el sábado 14 de agosto de 2021". "El predicador de la Corte Suprema, el obispo Johan Dalman, el pastor de Kungl y el párroco de la Royal Court Parish, Michael Bjerkhagen", prosigue el comunicado indicando quiénes serán los encargados de oficiar la ceremonia.

Julian de Suecia
Kungahuset

La ceremonia religiosa marcará un antes y un después en las tradiciones de la Familia Real por dos motivos. El primero, por el tiempo en el que se ha tardado en celebrar el santo sacramento. Por lo general, los bebés reales de Suecia se bautizan con tres meses de vida, algo que en el caso de Julian se hará con casi cinco meses.

Además, el bautizo del pequeño Julian Herbert Folke no se retransmitirá por televisión, tal y como ha sucedido con el resto de los Bernadotte desde que Victoria de Suecia fue bautizada en 1977. La respuesta a estos cambios, según recoge el Svensk Dam, podrían deberse a la crisis sanitaria y a los cambios que el rey Carlos Gustavo comunicó en otoño de 2019, con los que los hijos de Magdalena de Suecia y Chris O’Neill, además de los dos niños de Carlos Felipe y Sofía de Suecia, dejaban de formar parte de la Casa Real.