Sin duda, nacer princesa en nuestro país y crecer protegida por los muros de palacio ya es un escenario diferenciador frente al común de los mortales. Pero el caso que nos ocupa es el contraste que puede llegar a existir cuando eres familia carnal de una persona de sangre azul, y Carla Vigo, sobrina de la reina Letizia, ha hablado de una parte de su vida que sirve de perfecto ejemplo y nos permite entender de manera precisa este aspecto que tanto la separa de la vida que llevan sus primas, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

Artículo relacionado

El camino que ha elegido Carla Vigo no es nada fácil. Sus aspiraciones profesionales tampoco son modestas, pero a sus 20 años es el momento de pensar a lo grande. Además, ha decidido hacerlo ella sola, sin ayuda, actitud valiente que, sin duda, la honra. “Quiero ser actriz", le contaba a Nagore Robles, que la recibía este miércoles en el fresco plató de 'Sobreviviré'. "Tampoco hay mucho trabajo, entonces estoy a lo que surja", admitía con ese tono espontáneo que ha encandilado a todos.

Y es que la sobrina de la reina Letizia no ha tenido mucha suerte de momento en el mundo de la interpretación. "Solo he hecho dos trabajos como actriz, pero en uno no cobré", desvelaba con una punzada de orgullo herido e indignación. Sin querer, Carla Vigo ha puesto de manifiesto la dura realidad y ha visibilizado la precariedad de quienes eligen la actuación como carrera profesional. Cabe decir, que el suyo es solo un ejemplo, desgraciadamente, de muchos que se denuncian o quedan ahogados por miedo a represalias, y la prima de Leonor y Sofía se ha atrevido a explicar su situación.

Artículo relacionado

Nagore Robles ha querido ahondar más en este golpe de mala suerte de Carla Vigo y le ha preguntado cuánta ha sido la remuneración que ha obtenido del trabajo que sí cobró. La sobrina de doña Letizia se ha mostrado más reservada en este aspecto y, aunque no ha querido decir, con quién realizó el trabajo, ha acabado diciendo: "Prefiero no contar cuánto he cobrado pero era un número de 3 cifras...". Es decir que se quedaba incluso por debajo de lo que cobra un mileurista. A pesar de todo, Carla Vigo es un espíritu entusiasta y en su vocabulario no existe la palabra "rendirse". "Estoy estudiando", ha subrayado y, aunque sabe que el camino por delante es largo y con obstáculos, ve que es la oportunidad perfecta para encontrar su propia voz y estilo: "Admiro a muchos actores, pero tienes que ser tú mismo y querer ser mejor".