Unas semanas más tarde de que Chanel anunciara que Carlota Casiragi se había convertido en nueva embajadora de la firma, Dior lanza un discreto anuncio sobre la suya: nada más y nada menos que la cuñada de la princesa de Mónaco, Beatrice Borromeo.

Artículo relacionado

"Verdadero icono de la elegancia, Beatrice Borromeo Casiraghi se ha convertido en embajadora de Dior. La periodista y cineasta italiana ilumina una nueva faceta de la feminidad plural que aprecia Maria Grazia Chiuri". Con estas palabras y una imagen de la mujer de Pierre Casiraghi la maison francesa publicaba su última incorporación.

Una noticia que no era de extrañar ya que en el último desfile de Dior, en el que se presentaba la nueva colección de Alta Costura, Beatrice ya posó vestida de la marca en el photocall. En la imagen se puede ver a la italiana luciendo un mono, una de las incorporaciones de la colección que nos cambió por completo la forma de ver a la royal.

No era un vestido largo ni un estilismo protocolario, sino un mono con el que reivindica la mujer actual y trabajadora que es. Una tendencia con la que hace un llamamiento a que la comodidad no está reñida con la elegancia y la sofisticación, que de eso ella sabe mucho. Un perfil que encaja a la perfección con la mujer feminista que pasea Maria Grazia Chiuri cada año.

Beatrice Borromeo

Una decisión curiosa con la que "compite" con su cuñada Carlota, quien se convertía el pasado mes de diciembre en imagen de la campaña de la colección prêt-à-porter primavera-verano 2021 creada por Virginie Viard, fotografiada en Mónaco por Inez van Lamsweerde y Vinoodh Matadin.

La hija de Carolina de Mónaco sigue así la estela de su madre como embajadora de una de las casas a las que la princesa ha tenido más cariño a lo largo de los años gracias a su íntima amistad con Karl Lagerfeld.