El buen tiempo ha reactivado la agenda de la princesa Mette-Marit, unos compromisos que ha tenido prácticamente paralizados durante toda la pandemia -con motivo de su enfermedad- y que parece que ahora está deseosa de retomar por ser al aire libre.

Artículo recomendado

Haakon y Mette-Marit vuelven a alzar las banderas de su país en el Día Nacional de Noruega

Haakon y Mette-Marit vuelven a alzar las banderas de su país en el Día Nacional de Noruega

Junto al príncipe Haakon, Mette-Marit ha acudido a una curiosa cita en el puerto deportivo de Oslo en apoyo a la campaña estival de la Sociedad de Rescate Marino de Noruega, donde han podido conocer de primera mano -e incluso practicar- algunas técnicas de salvamento.

Haakon de Noruega
Det Norske Kongehuset

Ante la atenta mirada de su mujer, el heredero de Noruega ha simulado el rescate cardiopulmonar de un maniquí posicionado en el suelo, con el que ha imitado las prácticas que un profesional hacía segundo antes. Al terminar, el hijo de los reyes Harald y Sonia ha recibido un aplauso de los presentes y un cariñoso abrazo de su mujer.

Mette-Marit ha permanecido durante toda la cita muy sonriente y animada, muestra de que su delicado estado de salud le está dando una tregua y que su descanso "obligado" por la situación sanitaria ha permitido que mejore notablemente. Aún así, cabe recordar que la princesa sufre una fibrosis pulmonar crónica desde 2018 que no tiene cura.

Haakon y Mette-Marit de Noruega
Det Norske Kongehuset

La princesa noruega eligió para la ocasión un vestido muy veraniego en tono crudo, que completó con una chaquetilla celeste y unos zapatos planos en nude. El toque de color lo aportó con un colorido bolso de mano en verde azulado más intenso, además de unas gafas de sol únicamente se quitó para la foto oficial de la visita.

[Imágenes: Det Norske Kongehuset]