Por norma general, los compromisos de los reyes y príncipes de Europa suelen mantenerse con total normalidad, pero el jueves pasado la reina Máxima de Holanda tuvo un percance de lo más desagradable durante una reunión digital para la organización de mujeres emprendedoras Fempower Your Growth.

Artículo recomendado

Máxima de Holanda recupera la prenda de punto más favorecedora del invierno

Máxima de Holanda recupera la prenda de punto más favorecedora del invierno

La conferencia se iniciaba sin ningún problema, con un respetuoso moderador que daba la bienvenida a la soberana. "Bienvenida, es un honor tenerla con nosotros". Sin embargo, el saludo fue interrumpido por uno de los participantes. "¿Puede haber una imagen mejor? ¿O seguiremos viendo esta imagen de mierda?" (Kan het beter beeld worden? Of is het dit kutbeeld?), escucharon los más de 100 asistentes de la convocatoria.

Tal y como se ha explicado, el protagonista del altercado tenía problemas con la tecnología y no sabía que sus palabras se estaban escuchando. Ante la grosería pronunciada, Máxima quedó atónita, y nada mejor que sus gestos para demostrarlo. "Está bien, seguiré adelante. Lo siento, Majestad", se disculpada el moderador.

Una anécdota que ha traído al recuerdo el episodio que la segunda hija del rey Guillermo y Máxima protagonizaba las Navidades pasadas durante las vacaciones familiares en la nieve.

Máxima de Holanda

Máxima de Holanda no puede evitar su asombro al escuchar un comentario de lo más grosero en una videoconferencia de su agenda.

Gtres

Era entonces cuando, tras perder uno de sus bastones saludando desde el telesquí, Alexia soltó una parrafada de palabrotas sin darse cuenta y ante las cámaras. "Kut, kut, kut", repitió hasta en tres ocasiones Alexia de Holanda, una palabra malsonante que significa "coño o mierda". Los comentarios no se hacían esperar, muchos de ellos aplaudiendo la espontaneidad de la princesa e indicando que son "personas normales como los demás".

Ahora, también en redes sociales, algunos usuarios han querido mostrar como exagerada la reacción de la argentina recordando el episodio de su hija. "La reina Máxima tiene hijas, debe saber esas palabrotas".