Tras abandonar la que ha sido su residencia durante los últimos meses y dar a conocer cómo y dónde está su nuevo hogar, Magdalena de Suecia realizaba unas declaraciones contando los motivos de este imprevisto traslado.

Artículo relacionado

A través de una confirmación del servicio de información de la Casa Real, se conocía que los O´Neill Bernadotte habrían sufrido un robo el pasado otoño, una razón de peso que les animó a buscar otro alojamiento más seguro. Por entonces no se dieron a conocer los detalles del caso, información que esta semana comienza a salir a la luz.

Magdalena de Suecia familia
Gtres

Tal y como informaba la publicación Svensk Dam, los delincuentes aprovecharon que la familia estaba de viaje para entrar en la casa por una ventana, tras haber cortado previamente la luz para que no soltara la alarma. Fue al día siguiente cuando el ama de llaves encontraba la casa patas arriba, con objetos rotos y cajones abiertos. Además, habían desaparecido varias joyas que superan en conjunto los 100.000 euros.

Los ladrones se hicieron con uno de los relojes favoritos de Chris O´Neill, un Rolex con un precio aproximado de 90.000 euros, así como varias piezas del joyero de la princesa, como exclusivas pulseras de la firma italiana Bottega Veneta y de la francesa Hermés. Sin embargo, el detalle más curioso y extraño es que los saqueadores extrajeron la caja fuerte, que se encontraba anclada en el despacho del cuñado de Victoria de Suecia, y fue encontrada dentro de la piscina. Si consiguieron abrirla aún es una incógnita.