Hace un año la crisis sanitaria mundial obligaba a las Casas Reales a cambiar sus hábitos para atender sus agendas institucionales de manera virtual en la medida de lo posible. Cierto es que muchos reyes y príncipes de Europa continuaron -tomando las medidas de precaución necesarias- asistiendo de vez en cuando a citas presenciales, pero algunos de ellos se refugiaron en sus residencias para evitar el contagio.

Artículo relacionado

Entre estos últimos está Mette-Marit de Noruega con una razón de peso. La princesa padece desde 2018 fibrosis pulmonar crónica, una enfermedad por la que antes incluso de la pandemia ya había reducido su presencia institucional al máximo, y que ahora la engloba dentro de los grupos de más riesgo ante el covid-19.

Casa Real de Noruega
Det Norske Kongehuset

Así, la esposa de Haakon de Noruega se aislaba a la residencia familiar de Skaugum a principios de marzo de 2020, desde donde ha mostrado varios vídeos e imágenes en redes sociales de cómo ha ido siendo su día a día. Ahora, con motivo de una de sus citas anuales favoritas, El Tren de la Literatura, Mette-Marit ha querido convertir parte del evento en unas charlas virtuales con algunos de sus escritores favoritos, de nuevo desde su residencia actual y dejándonos ver parte de las estancias más destacadas de su hogar.

El pasado viernes, la princesa tenía la segunda de sus citas online con la autora Cheryl Strayed. Hasta la fecha, Mette-Marit ya se había encargado de promocionar este encuentro con una divertida cuenta atrás a través de sus redes sociales.

"Pido disculpas, estoy deslumbrada", aseguraba muy sonriente y emocionada la princesa de Noruega, quien resumió la charla con unas bonitas palabras en sus redes sociales. "Ama a muchos, confía en pocos y rema siempre en tu propia canoa", publicó junto al vídeo de ambas mujeres compartiendo impresiones y hablando acerca sobre su pasión literaria.

Haakon y Mette-Marit de Noruega
Instagram crownprincessmm

Muchos momentos en los que es posible ver el estilo de la residencia de los príncipes Haakon y Mette-Marit, con colores claros y elementos modernos y minimalistas, aunque no faltan los libros en diferentes estanterías. Se trata de una finca con 15 hectáreas de terreno donde viven desde 2003 junto a sus dos hijos, Ingrid Alexandra y Sverre Magnus. Al ser de uso privado, no está abierta al público, a diferencia de otras propiedades de la familia real, que sí pueden visitarse.

El hogar de los príncipes herederos fue un regalo de boda de los reyes Harald y Sonia de Noruega, un obsequio con mucha historia y valor sentimental, ya que los primeros inquilinos reales fueron el príncipe Olav y la princesa Marta de Suecia, quienes recibieron esta casa en 1929 como regalo de bodas del ministro Fritz Wedel Jarlsberg. Al adquirirla, Haakon y Mette-Marit realizaron una reforma por valor de 4 millones de euros en la reforma, además de un gasto de 750.000 euros en su nueva decoración.

[Imágenes: Instagram H.K.H Mette-Marit]