Los 18 años de Amalia de Holanda están trayendo, poco a poco, un sinfín de revelaciones sobre su vida hasta ahora desconocidas. Además de publicarse un libro biográfico en el que pueden leerse muchos detalles sobre su pasado, conocer anécdotas en primera persona, confesiones e incluso ver fotos inéditas, ha salido a la luz el romance que la princesa está viviendo junto con el joven alemán Isebrand K, un año mayor que ella.

Artículo recomendado

Amalia de Holanda se muestra enamorada y muy segura de sí misma en su entrevista más personal

Amalia de Holanda se muestra enamorada y muy segura de sí misma en su entrevista más personal

El año sabático que se ha tomado durante los últimos meses, sus planes de futuro (iniciará el curso que viene sus estudios de Política, Psicología, Derecho y Economía PPLE en la Universidad de Ámsterdam) e incluso el alojamiento donde vivirá en su próxima etapa formativa.

Amalia de Holanda
Gtres

"Será un alojamiento alquilado donde residirá con otros estudiantes", se comunicaba hace unas semanas desde la Casa Real de los Países Bajos. Una información de la que esta semana han salido a la luz algunos cambios y detalles más concretos sobre la misma.

Los reyes Guillermo y Máxima han optado, finalmente, por alquilar un piso para su hija mayor. Se trata de una casa ubicada en el canal de Singel, cerca de las calles Oude Spiegelstraat y Wijde Heisteeg, que pertenece a Marc Dreesmann y su esposa, Janneke Beerkens, uno de los matrimonios más pudientes del país.

Amalia de Holanda
Gtres

Entre otras comodidades, Amalia disfrutará de una vivienda que fue adquirida por valor de 2 millones de euros, una desorbitada cifra que se justifica por el barrio en el que está situada. Tal y como ha informado la revista Weekend, el precio del alquiler de la misma es, por el momento, desconocido. Eso sí, los preparativos para que la princesa entre a vivir ya están en marcha y, entre ellos, hay una clara prioridad: aumentar la seguridad de la hija de los reyes de Holanda.

Además de cámaras de seguridad por los alrededores de la casa que permitirán un control exhaustivo de las personas que entren y salgan de la propiedad, la princesa tendrá un aparcamiento privado en el canal, una ventaja muy poco común en los Países Bajos.