Si echamos la vista atrás, no ha duda de lo mucho que ha cambiado la vida de Andrea Casiraghi, el mayor de los cuatro hijos de Carolina de Mónaco, conocido durante toda su juventud por ser un apuesto royal dedicado a la buena vida en fiestas entre el Principado y Gstaad.

Artículo relacionado

Muy atrás quedan ya esos años de soltería, escándalos mediáticos y locura, que se fueron apagando una vez comenzó su relación con Tatiana Santo Domingo. Pero antes de ello protagonizó infinidad de portadas que llegaron a su culmen con la infidelidad que acabó con su relación con la millonaria alemana, Caroline von Sattanffenberg. Andrea fue visto con una actriz española (María Jurado) con la que compartió vacaciones durante todo el verano.

Carolina de Mónaco, Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo
Gtres

Íntima amiga de su hermana Carlota, fue en Suiza cuando conoció a Tatiana, una rica heredera de ascendencia colombiana con la que mantuvo una relación de noviazgo de más de siete años. Fue entonces cuando el hermano de Pierre y Carlota "se cortó" su bonita melena rubia para dejarse barba y convertirse en un apuesto papá dispuesto a contraer matrimonio con la mujer de su vida.

Cabe recordar que la llegada de Sacha -primer hijo de la pareja- tuvo lugar unos meses antes del "sí, quiero" civil que se dieron en Mónaco en 2013, y que un año más tarde sellaron de manera religiosa en la estación alpina de Gstaad. Una muestra más de la sangre Grimaldi que corre por las venas de Andrea, y que lo une a los múltiples escándalos y alteraciones familiares que han protagonizado durante años.

Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo
Gtres

Andrea es ahora un feliz y ejemplar padre de familia, que acude únicamente a las citas más importantes del Principado llevando una vida de lo más discreta ante los medios. Junto a su mujer y sus tres hijos, Alexandre "Sasha", India Julia y Maximilian. Sus vacaciones suelen pasarlas en la Costa Azul navegando a bordo del yate familiar.