La Casa Real de Mónaco es una de las realezas que más curiosidad generan a lo largo y ancho del mundo, y cierto es que su tercera generación ha conseguido, además de destacar en las fiestas y eventos más glamurosos, llevar una vida más adaptada a los nuevos tiempos, combinando a la perfección sus apariciones públicas con momentos de intimidad familiar alejados de los focos.

Artículo relacionado

Desde Andrea, Pierre y Carlota Casiraghi hasta Alexandra de Hannover, pasando por Louis y Pauline Ducruet o Camille Gottlieb, todos han sabido buscarse dos huecos: primero, representando institucionalmente al Principado en citas concretas -muchas de ellas adquiriendo casi por completo el protagonismo-; segundo, protegiendo recelosamente una vida lejos de los medios de comunicación.

Andrea y Pierre Casiraghi
Gtres

Si hablamos de Andrea, Carlota y Pierre Casiraghi, quienes se quedaron huérfanos de padre en 1999 tras el accidente de Stefano Casiraghi, ninguno ostenta un título nobiliario tal y como la propia Carolina de Mónaco decidió en su día, pero sí tienen cabida en la línea de sucesión al trono monegasco -con los puestos 4º, 8º y 11º- que encabezan Jacques y Gabriella.

Los tres han llevado vidas de lo más ajetreadas socialmente, pero también han coincidido en una cosa: el matrimonio les ha permitido sentar la cabeza y encontrar la paz familiar. Junto a sus respectivas parejas, Tatiana Santo Domingo, Dimitri Rassam y Beatrice Borromeo, todos ellos han formado, por fin, bonitas familias a las que se dedican en cuerpo y alma.

Raphaël Elmaleh y Carlota Casiraghi
Gtres

A sus 21 años, Alexandra de Hannover es la más genuina princesa de los Grimaldi, ademas de ser la que más títulos nobiliarios ostenta gracias a la Casa Hannover y como pariente de la mismísima reina Victoria, teniendo lugar en la línea sucesora al trono británico hasta que se convirtió al catolicismo en 2018.

Por su parte, Louis y Pauline Ducruet encabezan a los hijos de Estefanía de Mónaco. En los puestos 15º y 16º, son fruto de la breve pero fructífera relación de la princesa con Daniel Ducruet, uno de sus guardaespaldas. Al igual que sus primor, Louis mantiene sus pasiones deportivas, y las ha llevado incluso al terreno laboral. En el caso de Pauline, sigue los pasos de Carlota, siendo una apasionada de la moda, al frente de un más que interesante proyecto de moda, Alter Design.

Estefanía de Mónaco, Louis, Pauline y Camille
Gtres

Camille Gottlieb, la nieta de Grace Kelly que más ha heredado de la icónica actriz, es hija de la princesa Estefanía y de su guardaespaldas, Jean Gottliieb, con quien nunca llegó a contraer matrimonio. Por este motivo está fuera de la línea de sucesión. Además de vivir alejada del Principado, en Niza, está inmersa en causas sociales a través de la fundación, Be Safe Monaco y se ha convertido en toda una influencer de su generación a través de las redes sociales.