Queda menos de un día para que la reina Margarita cumpla 50 años al frente del trono de Dinamarca. Una fecha muy especial que por motivos del covid-19 ha visto pospuestos la mayoría de sus festejos, pero que el país celebrará por todo lo alto con varios actos protagonizados por la soberana.

Artículo recomendado

La reina Sofía recibe buenas noticias sobre el estado de salud de Constantino de Grecia

La reina Sofía recibe buenas noticias sobre el estado de salud de Constantino de Grecia

Sin embargo, el coronavirus no ha provocado únicamente el retraso de algunas de las fiestas previstas, sino que también va a obligar a la reina Ana María de Grecia, hermana de Margarita, a acudir junto a ella en este día tan importante. ¿El motivo? El delicado estado de salud del rey Constantino que se agrava por el positivo en covid-19 que acaba de anunciar la Casa Real.

Constantino y Ana María de Grecia
Gtres

Se trunca así el plan de la reina Margarita de reunir a su familia al completo, sus hijos, a sus nueras, y a sus hermanas: la reina Ana María de Grecia y la princesa Benedicta, quienes acudirían a los actos que finalmente sí tendrán lugar.

"Su Majestad Ana María de Grecia no participará como estaba previsto en la ofrenda floral en la Catedral de Roskilde por el 50º aniversario en el trono de su Majestad la Reina el viernes. Su Majestad el rey Constantino está infectado con coronavirus y la reina Ana María, por tanto no puede viajar a Dinamarca", ha confirmado la Casa Real de Dinamarca.

Ana María de Grecia y Margarita de Dinamarca
Gtres

Por el momento, la soberana tendrá este viernes 14 de enero un encuentro con el primer ministro en el Castillo de Christiansborg a primer hora, una cita que realizará acompañada de su hijo, el príncipe Federico. Más tarde, y después de unirse a ella el príncipe Joaquín con su esposa Marie, la princesa Mary y la princesa Benedicta, se iniciarán las celebraciones oficiales.

A las 12, la familia acudirá a la tumba de los reyes Federico IX e Ingrid para colocar varias coronas de flores en homenaje a los padres de la monarca en la Catedral de Roskilde.