Bien es sabido que las comparaciones son odiosas y, en este caso más que nunca, hemos podido comprobar una actitud muy poco responsable ante una ejemplar. Hablamos de las princesas Amalia de Holanda y su homóloga en Noruega, Ingrid Alexandra, quienes han tomado una actitud y una decisión muy diferente ante una misma situación.

Artículo recomendado

Amalia de Holanda, primera futura reina de Europa en enamorarse de un millonario heredero alemán

Amalia de Holanda, primera futura reina de Europa en enamorarse de un millonario heredero alemán

Mientras que la hija mayor de los reyes Guillermo y Máxima de los Países Bajos ha querido celebrar por todo lo alto sus 18 años (cumplidos el pasado 7 de diciembre), la primogénita de Haakon y Mette-Marit de Noruega ha decidido cancelar las celebraciones previstas para su mayoría de edad, el próximo 21 de enero.

Familia Real de Holanda
Gtres

Amalia de Holanda vuelve a enfrentarse a una nueva polémica con respecto a las restricciones y consejos por el covid-19. Hace poco más de un año, sus padres protagonizaron una actitud poco ejemplar durante sus vacaciones en Grecia que fue duramente criticada por los medios al exponerse.

En esta ocasión, la princesa ha celebrado una gran fiesta de cumpleaños en la que los ciudadanos holandeses consideran que no se cumplieron las restricciones sanitarias para evitar la propagación del coronavirus por el aforo que asistió a esta reunión, 100 según informa De Telegraaf, y 20 tal y como asegura la propia Casa Real que además añade que se trató de una celebración totalmente improvisada y que el total de los asistentes contaban con la pauta de vacunación completa.

Ingrid Alexandra de Noruega

Pocas horas después de que se conociera esta nueva polémica para la familia del rey Guillermo de Holanda, la Casa Real de Noruega informaba de la cancelación de las celebraciones previstas para el próximo cumpleaños de la princesa Ingrid Alexandra.

La nieta de los reyes Harald y Sonia iba a ser homenajeada en una fecha tan especial con una gran cena de gala en el Palacio Real, además de con la tradicional celebración por parte del Gobierno, otra noche de gala en la nueva biblioteca Deichman Bjorvika de Oslo. Dos eventos que se han visto truncados por la situación sanitaria y que se posponen hasta nuevo aviso.