No hay duda de que Amalia de Holanda está pasando uno de los mejores años de su vida. Recién cumplidos los 18 años, la primogénita de los reyes Guillermo y Máxima está disfrutando de un año sabático alrededor del mundo antes de comenzar sus estudios universitarios, un tiempo para reflexionar sobre su futuro y conocer otros países que, a pesar de la pandemia, ha sabido aprovechar muy bien.

Artículo recomendado

Amalia de Holanda, visiblemente nerviosa, protagoniza su primer acto institucional como heredera oficial

Amalia de Holanda, visiblemente nerviosa, protagoniza su primer acto institucional como heredera oficial

Recién estrenada en el Consejo de Estado por su mayoría de edad, Amalia daba su primer discurso dentro del organismo hace tan solo unos días, además de publicar una biografía en la que es posible conocer un poco más sobre su vida, hasta ahora muy restringida a los medios de comunicación por petición expresa de sus padres.

Amalia de Holanda
Gtres

Amalia es una joven positiva, responsable y que tiene claro su papel como futura reina de los Países Bajos. "Estoy al servicio de mi país. Doy mi vida por Holanda", puede leerse en la publicación que lleva su nombre. Sin embargo, como cualquier otra chica de su edad, el amor puede llamar a su puerta en cualquier momento. Y ese momento ha llegado.

Su nombre es Isebrand K, tiene 19 años, y es un joven heredero alemán, perteneciente a una saga de empresarios con un alto poder adquisitivo de la región de Westfalia. La princesa y él podrían mantener una relación sentimental desde hace varios meses, tal y como anuncia Bunte, y ha sido vista en Nueva York pasando Acción de Gracias y paseando juntos por la Gran Manzana cogidos de la mano.

Amalia de Holanda
Gtres

El citado medio asegura que también hubo lugar para algunos besos, y que la actitud de ambos mostraba más que una bonita amistad. Sobre cómo se han conocido, podría haber sido durante una fiesta de estudiantes celebrada en los Países Bajos.

Amalia se convierte así en la primera futura reina de Europa en abrir su corazón públicamente. Por el momento, otras royals de su generación, como Elisabeth de Bélgica, Ingrid Alexandra de Noruega o la princesa Leonor mantienen este aspecto de su vida en la más absoluta intimidad.