Este 26 de junio, la princesa Alexia de Holanda, segunda hija de los reyes Guillermo y Máxima, soplaba 16 velas. Una edad muy especial en la que la joven se convierte en toda una mujer y que en Estados Unidos y Canadá tiene un significado muy importante con las celebraciones Sweet Sixteen.

Artículo relacionado

Pero Alexia no tuvo fiesta, principalmente por dos motivos: la situación sanitaria y la protección de sus padres ante una nueva polémica de la adolescente, muy dada a convertirse en el peor quebradero de cabeza de sus padres. La hermana de las princesas Amalia y Ariane tiene un carácter de lo más rebelde y liberal, lo que le ha llevado a ser el centro de atención ante los medios en varias ocasiones.

Máxima, Amalia, Alexia y Ariane de Holanda

Las tres hijas de Máxima y Guillermo de Holanda tienen, por el momento, una agenda institucional muy reducida.

Gtres

Si recordamos su anterior cumpleaños, cuando Alexia alcanzaba los 15, fue captada por las cámaras fumando con un grupo de amigos, una imagen con la que los responsables de la Casa Real tuvieron que lidiar para evitar que se hiciera aún más viral, como suele ocurrir en este tipo de casos.

Por eso mismo, este año desde el Palacio Huis ten Bosch se decidió reforzar la privacidad para la celebración de los 16 años de Alexia, que contó con su familia y su círculo de amigos más cercano. De esta manera, Guillermo y Máxima de Holanda han conseguido que no se filtre ningún detalle de la reunión.

Alexia de Holanda
Gtres

Cabe recordar que a mediados del mes de agosto, la segunda hija de los reyes holandeses se marchará de casa para estudiar Bachillerato en el UWC Atlantic College de Gales, donde compartirá aulas con la princesa Leonor. Una situación que podría complicarse para Guillermo y Máxima con respecto a los medios, que estarán pendientes de cualquier movimiento o anécdota que protagonice Alexia.

Adicta a las redes sociales -que por el momento tiene prohibidas-, la princesa Alexia ha protagonizado vídeos raperos de playback, selfies con filtros, además de compartir sus estilismos desde una cuenta anónima con el objetivo de que fueran puntuados por sus seguidores.