Este sábado 26 de junio la princesa Alexia de Holanda cumple 16 años. Una edad que comparte con la princesa Leonor (poco más de cuatro meses menor que su homóloga en los Países Bajos) y se suma a los mismos estudios que ambas iniciarán el próximo curso en el UWC Atlantic College de Gales sus estudios de Bachillerato.

Artículo relacionado

Pero ambas princesas comparten pocas cosas más. Ni en estilo ni en su forma de actuar ante las cámaras son similares. Tampoco en el papel institucional que realizan, teniendo en cuenta que Leonor es princesa heredera y Alexia ocupa el segundo puesto en la línea de sucesión del trono holandés, por detrás de su hermana mayor Amalia y por delante de la menor, Ariane.

Alexia de Holanda
Gtres

Si comparamos a ambas princesas, Leonor supera con creces a Alexia en responsabilidad ante la Corona. Un papel que se ha acentuado en los últimos meses y que la holandesa reduce a dos o tres apariciones públicas al año, siempre junto a su familia. A pesar de que ambas familias protegen mucho la intimidad de sus hijas, es verdad que los reyes Felipe y Letizia le han otorgado un cargo protagonista a su hija como heredera, algo que Alexia no tiene.

Pero la segunda hija de Guillermo y Máxima también se ha convertido en el centro de atención en numerosas ocasiones, sobre todo convirtiéndose en el peor quebradero de cabeza de sus padres a través de las redes sociales, que por el momento tiene prohibido utilizar. La joven se ha mostrado realizando vídeos de TikTok con sus amigas, mostrando diferentes looks con una cuenta falsa, o incluso fumando rodeada de compañeros de clase. Actitudes que, además de que Leonor jamás realizaría, la reina Letizia no permitiría en absoluto.

Alexia de Holanda
Koninklijk Huis

También a la hora de mostrar su estilo, Alexia y Leonor están a años luz. Mientras que la holandesa muestra unos gustos más adultos y sofisticados, convertida en la figura más chic de la Casa Real de Holanda, la primogénita de Felipe y Letizia ha optado por estilismos más infantiles hasta hace escasos meses en los que hemos podido ver un pequeño cambio: sus primeros tacones, por ejemplo.

Un sinfín de diferencias que puede que este año se desvanezcan si ambas princesas se convierten en compañeras cercanas en Gales. Una amistad que podría convertirse en la peor pesadilla para doña Letizia.