Fue el 12 de mayo de 2005 cuando Alberto de Mónaco se convertía en soberano del Principado. El príncipe tenía, por entonces, 47 años, y se oficializaba el nombramiento con un solemne acto de entronización en la Catedral de Mónaco.

Artículo relacionado

Desde entonces, el cambio de vida del hermano de las princesas Carolina y Estefanía ha sido más que radical. Pasaba de ser el soltero de oro de la Realeza de Europa a convertirse en un feliz y orgulloso padre de familia, junto a Charlene y los mellizos Jacques y Gabriella.

A pesar de haber mantenido agendas prácticamente separadas en todo momento, ahora atraviesa uno de los mejores momentos junto a su esposa Charlene. Durante las últimas semanas, la pareja ha protagonizado varios momentos juntos, además de algunos acompañados de sus hijos, mostrando que están mejor que nunca. Entre ellos, unas mini vacaciones con motivo de su noveno aniversario de boda.

Alberto mantiene además una buena relación con su hija Jazmin Grace, -fruto de su relación con Tamara Rotolo-, con quien se la ha visto en varias ocasiones recientemente. Por lo contrario, de su hijo Alexandre -descenciente también de Nicole Coste, está algo más distanciado.

Alberto, Charlene, Jacques y Gabriella de Mónaco
Palais Princier

Este domingo 12 de mayo, en Mónaco había mucho que celebrar y conmemorar en el que probablemente sea uno de los mejores momentos, tanto profesionales como personales, del hijo de Raniero III de Mónaco y Grace Kelly.