Parece que en 2020 Alberto y Charlene de Mónaco continuarán con la gestión que hasta ahora han llevado de sus agendas. Tanto a nivel oficial como personal, es difícil verles coincidiendo en eventos a pesar de que comparten muchas aficiones.

Artículo relacionado

Los deportes en una de ellas. Tanto el fútbol como el rugby, el baloncesto, la Fórmula 1 o el atletismo, ambos príncipes suelen acudir a este tipo de citas, pero por lo general lo hacen por separado. Y el nuevo año ha vuelto a demostrárnoslo. Alberto acudía ayer al partido de la Eurocopa entre Mónaco y Galatasaray que tuvo lugar en el propio Principado.

Alberto de Mónaco
Gtres

Desde las gradas, el soberano disfrutó de una tarde animando a su equipo que, por desgracia, no resultó vencedor. En esta ocasión el hermano de Carolina de Mónaco no acudió acompañado de ningún familiar. Hace pocas semanas le veíamos disfrutando de un encuentro en el Estadio Louis del Principado junto a su sobrino Louis Ducruet, hijo de Estefanía de Mónaco.

En Japón, aprovechando el viaje que realizó para asistir a la entronización de nuevo emperador Naruhito, el príncipe llevó a sus hijos Jacques y Gabriella a animar al equipo sudafricano de rugby, que ganó contra Gales la semifinal de la Copa del Mundo. Una estampa muy entrañable en la que se pudo ver a los mellizos animar a su equipo con banderas del país de origen de su madre. Una cita en la que Charlene se convirtió una vez más en la gran ausente.