Todo está siendo más rápido y más sencillo de lo que podría imaginarse en un momento, y parece que el primer encuentro de Delphine Boël y el rey Felipe de los belgas ha abierto las puertas a una nueva -y más sana- relación entre la Familia Real y la artista, reconocida como princesa de Bélgica a principios del mes de octubre.

Artículo relacionado

A sus 52 años, Delphine Boël ganaba la batalla judicial contra su padre, el rey emérito Alberto de Bélgica, quien la aceptaba como hija suya, además de ganarse el apellido familiar y los títulos correspondientes, que también se extienden a sus dos hijos.

Felipe de Bélgica y Delphine Boël

El esperadísimo encuentro entre Delphine Boël y Felipe de Bélgica.

Ante la situación, desde la Casa Real la reina Paola y su marido, así como su hijo menor, el príncipe Laurent, se pronunciaban para aclarar que están "encantados" con el reencuentro de Delphine con la familia. "Estoy feliz de que ambos hermanos se hayan conocido en persona", aseguraba la exsoberana.

Lo que no estaba previsto y ha sido toda una sorpresa ha sido el encuentro entre los exreyes y la artista, que ha tenido lugar este fin de semana -concretamente el pasado domingo 25 de octubre, día en el que la princesa Elisabeth cumplía 19 años-, y se ha inmortalizado a través de una imagen publicada por la Corona. La cita se ha producido en el Castillo de Belvédére, residencia actual del matrimonio, muy cercano al Palacio de Laeken, la residencia de la familia real belga.

Alberto y Paola de Bélgica, y Delphine Boël

El rey Alberto y Paola de Bélgica, y su Delphine Boël protagonizan el encuentro más esperado en el Castillo de Belvédére.

Belgian Royal Palace

"Este domingo 25 de octubre, un nuevo capítulo se ha abierto, impreso de emociones, de apaciguamiento, de comprensión y, también, de esperanza. Nuestro encuentro se desarrolló en el castillo de Belvédère. Una reunión durante la que cada uno pudo compartir, con tranquilidad y con empatía, sus sentimientos y su vida".

"Después de los escándalos, las heridas y el sufrimiento, llega el tiempo del perdón, de la curación y de la reconciliación. Juntos decidimos tomar este nuevo camino. Esto requerirá paciencia y esfuerzo, pero estamos decididos. Este primer paso abre una vía que ahora depende de nosotros seguir pacíficamente", se emitía a través de un comunicado firmado por los tres protagonistas del encuentro.

Delphine Boël

Delphine Boël durante la rueda de prensa emitida tras ser reconocida nueva princesa de Bélgica.

Gtres

Unas palabras ejemplares y de lo más conciliadoras que han sorprendido, probablemente, incluso a la propia Delphine. Pero se equivocaba, como dejaba claro tanto el encuentro que tuvo unos días después con el rey Felipe y este último, en el que ha participado no solo su padre, sino también la reina Paola, algo cuanto menos sorprendente. Ella ha sido una gran afectada en todo el asunto al ser la artista hija de una relación extramatrimonial de su esposo, y se rumoreaba que ponía impedimentos en que el proceso judicial saliera a la luz, y que existiera contacto entre ellos.

Cabe recordar que tras ganar la batalla judicial contra su padre, y conseguir así el título de princesa y los apellidos de la familia, la nueva princesa belga explicaba que, a pesar de que lo veía poco factible, sería feliz al acudir a cualquier acto que tenga que ver con la Corona. "Estaría encantada, pero tiene que pasar porque ellos quieran, no porque se vean obligados. No espero nada, voy a continuar con mi trabajo. Sin embargo, si de repente muestran signos de vida, nunca les daría la espalda".

[Imágenes: Belgian Royal Palace]