De nuevo no van a ser unas Navidades tranquilas para la Familia Real noruega. Fue el año pasado cuando, a pocos días de que arrancaran las fiestas navideñas, la Casa Real anunciaba la enfermedad de Mette-Marit, una fibrosis pulmonar de la que desde entonces está medicada, y que no permite que la princesa tenga una agenda demasiado ajetreada.

Artículo relacionado

Un año más tarde, es el rey Harald el que ha hecho saltar las alarmas por su estado de salud. Según ha anunciado su hijo este mismo jueves, el heredero Haakon, el soberano abandonará sus funciones públicas durante un tiempo debido a un virus. "Mi padre ha contraído una pequeña infección vírica y estará ausente durante unos días, pero esperamos que esté recuperado para Navidad", explicaba el príncipe ante los medios del país a las puertas del hospital Drammen.

Harald de Noruega
Gtres

Haakon de Noruega no ha dado más detalles sobre la gravedad del estado de salud de su padre, por lo que se intuye que podría tratarse de algo más que un simple virus. Tampoco se ha especificado su el soberano permanecerá hospitalizado o si volverá a casa, algo que saldrá a la luz en unos días cuando tenga lugar la tradicional misa de Navidad a la que asiste cada año toda la familia. Además de asistir a los actos relacionados con los Premios Nobel, recientemente Harald asistió junto a su nuera a la final de la Football Cup en el estadio Ullevaal de Oslo. Allí nadie pudo intuir que el monarca estaba pasando por una mala racha con respecto a su salud.

En su ausencia, será su hijo Haakon quien le sustituya. De momento, este mismo jueves presidía el Consejo de Estado, un compromiso al que ya tenía previsto asistir. Con las Navidades a la vuelta de la esquina, todo apuntaba que sería una época tranquila, pero ciertos cambios y nombramientos en el Gobierno mantienen a la Familia Real muy ocupada. Ahora, a consecuencia del estado de salud de su padre, puede que el príncipe heredero tenga que cancelar sus vacaciones navideñas y retomar un cargo que no es la primera vez que asume.