El pasado 1 de diciembre la princesa Aiko de Japón alcanzaba la mayoría de edad (los 21 años en el país del Sol Naciente), un momento muy especial para la familia por el cual la hija de los emperadores Naruhito y Masako ha concedido ahora su primera rueda de prensa.

Artículo recomendado

Amalia de Holanda y Aiko de Japón: vidas paralelas con futuros muy diferentes

Amalia de Holanda y Aiko de Japón: vidas paralelas con futuros muy diferentes

Las primeras palabras de la princesa han sido claras y concisas, asegurando que espera cumplir "todos y cada uno" de los deberes que se le otorguen como representante del Palacio Imperial, y que lo hará "lo mejor que pueda". A estas palabras le ha acompañado una "sincera gratitud" a quienes le están ayudando a forjar y continuar su camino como princesa.

Aiko de Japón
Gtres

Aiko ha recibido a un grupo de periodistas en el Palacio de Tokyo que le han preguntado sobre su posición actual ayudando a sus padres, una posible relación sentimental y qué opina de la nueva vida de su prima, la princesa Mako, quien recientemente ha rehecho su vida en Nueva York con su ya esposo, el abogado Kei Komuro.

"Por el momento daré prioridad a mis estudios, pero haré todo lo posible para ayudas a Sus Majestades", ha confesado la princesa, estudiante de literatura japonesa en la Universidad Gakushuin de Tokyo.

Aiko de Japón
Gtres

Sobre su prima Mako, ha asegurado que era "como una hermana mayor para mí. Le deseo que sea feliz durante mucho tiempo", dejando entender lo mucho que ya la está echando de menos. Pero el amor es más fuerte que todo, a pesar de que parece que ella aún no lo ha encontrado. "El matrimonio me parece algo muy lejano", sin embargo, sí tiene claro lo que busca en la vida. "La relación ideal es estar con alguien con el que hacerse reír el uno al otro".

La única hija de los emperadores nipones también ha querido hablar sobre los afectados del reciente terremoto que ha sacudido su país natal, solidarizándose con las familias que se han visto obligadas a abandonar sus hogares. Una muestra más de la cercanía con la cual se ha ganado el amor del pueblo japonés.