Sofia Hellqvist, conocida como "la princesa más inesperada de Suecia", no ha recorrido un camino sencillo desde su entrada en la Casa Real. Bien es sabido que en un primer momento no fue bien recibida por los reyes Carlos Gustavo y Silvia debido a su pasado ligado al mundo de la noche. Sin embargo, su esfuerzo y tesón, unidos a una sólida relación con el príncipe Carlos Felipe -llevan 5 años de matrimonio- han conseguido que, finalmente, sea una más en el clan de los Bernadotte.

Artículo relacionado

Junto a su marido y a sus dos hijos, los pequeños Alexander y Gabriel, la princesa Sofia ha formado una preciosa familia y se encuentra en su mejor momento tanto personal como institucional.

A pesar de que hace algo más de un año el soberano Carlos Gustavo anunciaba una reducción de los miembros de la Casa Real, el príncipe Felipe y su mujer han mantenido una agenda institucional más relajada con la que están disponibles para atender las cuestiones que más les preocupan a través de la fundación que lleva su nombre: Prins Carl Philips och Prinsessan Sofias Stiftelse (Fundación Príncipe Carlos Felipe y Princesa Sofia).

Sofia de Suecia

La foto oficial con la que la Casa Real de Suecia ha felicitado a la princesa Sofia en su 36º cumpleaños.

Kungahuset

Solidaria, empática, apasionada e implicada. Sofia de Suecia ha demostrado todos estos años -incluso desde antes-, que es una mujer dispuesta a ayudar a los que más lo necesitan, y su posición como representante de la Corona es un refuerzo para ella. Lejos de haberse dejado hundir por las críticas y las ofensas a su persona, la royal se ha hecho más fuerte.

En una entrevista reciente, realizada para el documental de la televisión sueca TV4 del que ha sido protagonista, la nuera de Silvia de Suecia se mostraba más que rotunda ante la posibilidad de un Megxit sueco. "He encontrado un equilibrio fantástico y ahora veo lo positivo. Pasados los años más tormentosos, te das cuenta de que tener la oportunidad de estar en ambos terrenos es una gran ventaja".

Sofia de Suecia

Sofia de Suecia inaugura sus 36 años en su mejor momento personal e institucional.

Kungahuset

Ella está más que acostumbrada a estar al pie del cañón ante las situaciones más complicadas, y no se ha dejado frenar en ningún momento por la presión vivida.

Era en 2010 cuando Sofía de Suecia comenzaba una nueva vida en el continente africano al fundar una organización sin ánimo de lucro dedicada a la infancia que opera entre Suecia y Sudáfrica y se centra en crear entorno seguro y de confianza para el tiempo libre de niños y jóvenes. Project Playground, creada junto a su amiga Frida Vesterberg, tiene ahora a la esposa del príncipe Carlos Felipe como Presidenta Honoraria.

En el citado documental, la royal se sinceraba también sobre las duras críticas que tachaban su labor en África de ser un "montaje" para mejorar su imagen ante los ciudadanos suecos. "He pasado por muchas crisis de identidad. Veía las cosas de forma negativa. No importaba cuánto luchara, no era suficiente. Aquí en Sudáfrica tengo un tipo de identidad, y cuando llego a casa es diferente. Aquí se me permite ser quien quiero ser", reconocía con total sinceridad.

"Hemos vivido muchos años de especulaciones sobre quién era yo y mis ambiciones y propósitos. Ha sido enormemente duro", añadía. Sin embargo, lejos quedan esas críticas y, fuera ya de la Casa Real de manera oficial, Sofia puede dedicarse de lleno a las cuestiones que mas le preocupan, cubriendo una agenda institucional de lo más ligera.

Sofía de Suecia

Solidaria, empática, apasionada e implicada. Sofia de Suecia ha demostrado todos estos años que es una mujer dispuesta a ayudar a los que más lo necesitan.

Gtres

Cabe recordar que al iniciarse la pandemia, la cuñada de Victoria y Magdalena quiso arrimar el hombro formando parte del equipo de enfermería del hospital privado Sophiahemmet, del que es presidenta honoraria. "Espero enseñarles a mis hijos que la vida es mucho más de lo que conocen", declaraba ante esta nueva andadura queriendo enviar un mensaje subliminal a todos los que la han criticado.

[Imágenes: Kungahuset]