Fue el 6 de abril de 2005 cuando Rainiero III de Mónaco, a punto de cumplir 82 años, daba su último adiós y fallecía dejando a su hijo Alberto como soberano del Principado después de ser soberano durante más de 56 años. Una fecha de la que hoy se cumplen 16 años, más de una década y media en la que el tercer hijo del monarca Grimaldi y la icónica Grace Kelly lleva al frente de Mónaco.

Artículo relacionado

Así, este martes de abril Alberto de Mónaco cumple 16 años como soberano, a pesar de que no fue hasta el día 12 del mismo mes cuando se oficializaba el nombramiento con un solemne acto en la Catedral de Mónaco, y fue coronado varios meses más tarde, concretamente el 19 de noviembre de 2005. Era entonces cuando tuvo lugar una celebración internacional a la que acudieron diferentes miembros de otras Casas Reales de Europa.

Casa Real de Mónaco

Junto a los mellizos Jacques y Gabriella, Alberto y Charlene de Mónaco han estrenado nuevo retrato oficial.

Palais Princier de Monaco

Desde entonces, la vida del príncipe, siempre en el ojo del huracán con diferentes polémicas amorosas y parentales, ha dado un completo giro. Ha pasado de ser un hombre soltero acompañado en todo momento por sus hermanas mayores, las princesas Carolina y Estefanía, ha formar una bonita familia que desde hace un año se muestra más unida y cariñosa que nunca.

Junto a la princesa Charlene y sus hijos Jacques y Gabriella, Alberto ha conseguido a sus 63 años encontrar su estabilidad y superar los diferentes baches que le han ido sucediendo a lo largo de recorrido al frente del Principado, convirtiéndose en un soberano querido y respetado por los monegascos.

Alberto y Charlene de Mónaco
Gtres

Además de ocuparse de su familia, Alberto de Mónaco mantiene una buena relación con su hija Jazmin Grace con quien se ha dejado ver en varias ocasiones durante los últimos meses. No tanto es así con su otro hijo reconocido, Alexandre, de 17 años, fruto de su relación con la exazafata Nicole Coste.

A día de hoy, tanto Alberto como Charlene comienzan a iniciar a sus mellizos en la vida pública y los actos institucionales. A diferencia de lo que ocurría hace dos años, cuando a penas era posible ver a Jacques y Gabriella, ahora los pequeños de seis años se convierten en protagonistas absolutos en muchos actos y compromisos de sus padres. Una muestra de la responsabilidad que poco a poco el soberano quiere otorgarle a sus hijos que, por el momento, mantienen el mismo protagonismo pese a que será Jacques, de marqués de Baux, el que el día de mañana sustituya a su padre tal y como dicta la ley sálica vigente en el Principado.