Un verano sin Carolina de Mónaco. Así ha pasado este periodo estival de 2020 en el que, como única noticia sobre ella, ha sido una información que ha dado la prensa francesa comunicando que era vista hace dos semanas en su barco Pachá, al atracar en la isla siciliana de Pantelleria, en la que su amiga y ahora consuegra Carole Bouquet -madre de Dimitri Rassam-, tiene una residencia.

Artículo relacionado

Lo hacía con motivo del cumpleaños de su hija Carlota, quien sigue la estela de su madre alejada de los focos mediáticos y centrada en su faceta de madre, así como en la Filosofía. Sin fotos, sin rastro de ella como cada año, que es posible verla navegando junto a su numerosa familia en alguna de las islas que baña en Mediterráneo.

Carolina de Mónaco
Gtres

La última imagen de la hermana mayor de Alberto de Mónaco se obtenía hace tres meses en el último adiós a su prima Elizabeth-Anne de Massy. Carolina vestía entonces de riguroso luto y con el rostro prácticamente oculto en su totalidad por una mantilla, por lo que apenas fue posible reconocerla.

Todo apunta a que a sus 63 años, la princesa Carolina está realizando una retirada silenciosa y discreta. La cancelación del Baile de la Rosa, la cita más importante para ella en el Principado, quizá ha supuesto un punto de inflexión para ella como representante del Principado. A esta situación se le suma el protagonismo in crescendo de Charlene de Mónaco y los mellizos Jacques y Gabriella, cada vez más presentes tanto en la agenda oficial del príncipe Alberto como en la suya propia.

Carolina de Mónaco
Gtres

Por este motivo, Carolina deja paso a su cuñada, aliviando la tensión que siempre ha existido entre ellas, y se ha decidido por centrar su vida en una rutina más tranquila y alejada de los medios de comunicación. A la princesa ya no le interesan las portadas ni los grandes eventos, sino que busca esa paz que, quizá con la nueva actitud de Charlene, ya le ha sido posible encontrar.

En cuanto a su hermana Estefanía, ambas han vivido momentos de distanciamiento pronunciado, sin embargo, ahora parece que las aguas vuelven a su cauce y mantienes una relación al menos formal.

Carolina de Mónaco
Gtres

Otro frente de Carolina es su aún matrimonio con Ernesto de Hannover. A pesar de los numerosos escándalos que el jefe de la casa está protagonizando en los últimos meses, ella desea continuar ostentando el tratamiento de Princesa de Hannover, de mayor rango que el que le corresponde como hija de Raniero II. Su relación llegaba tras varios años de amistad, fruto del cual nacía su hija menor, Alexandra de Hannover, y que llegaba a su fin debido a los excesos de su marido. Aún así, nunca han llegado a formalizar el divorcio.

Carolina inicia una nueva vida. Una vida junto a sus cuatro hijos y siete nietos, de puertas adentro y tranquila y pausada. Lejos quedan los grandes eventos, las fiestas de ensueño y los fashion shows que no se perdía ninguna temporada. Una época pasada que seguro nunca olvidará.