El divorcio de Brad Pitt y Angelina Jolie se presume harto complicado, sobre todo en lo que se refiere a la guarda y custodia de los seis hijos del matrimonio, tres adoptados y tres biológicos. Ambas partes quieren quedarse con ellos, pero también es cierto que los dos harán lo que sea mejor para ellos.

Artículo relacionado

Según publicaron algunos medios americanos, la expareja ha llegado a un acuerdo provisional, según el cual la guarda y custodia de los seis hijos se la queda Angelina y Brad podrá visitarlos siempre que quiera, eso sí, bajo la supervisión de un terapeuta. Al cabo de tres semanas, este acuerdo será revisado y, si todo funciona debidamente, quizá el actor pueda seguir viendo a sus hijos sin necesidad de ser supervisado por ningún profesional.

A este acuerdo han llegado de manera voluntaria, es decir, sin que ningún juez les haya obligado a ello. Nadie puede poner en duda que tanto Angelina como Brad desean lo mejor para sus hijos y el tema de la custodia era altamente prioritario. Angelina y los niños se han trasladado a vivir a Malibú, a una casa que, dicen, cuesta cerca de 80.000 euros al mes.