¡Ha costado verle! Raúl Prieto hacía acto de presencia durante las primeras horas de la tarde para reconocer que estaba bastante tranquilo y que había hablado con Belén hasta en tres ocasiones. La futura novia estaba muy nerviosa y, claro, tenía que desahogarse con la personas que mejor le entiende. El padrino del enlace se ha convertido en un puntal para la colaboradora tanto antes como después de este gran día...

Artículo relacionado

Raúl Prieto no ha tenido que hacer el paseíllo entre las puertas de la finca y el lugar donde se va a celebrar la boda de Belén Esteban y Miguel. El director de 'Viva la vida', por orden expresa de la novia, se había cambiado y vestido en la propia finca. No en vano, es el padrino y Belén le va a necesitar en todo momento a su lado.

El padrino ha querido sorprender con un estilo sobrio y elegante aunque con un detalle muy especial, a conjunto con su pareja, Joaquín Torres. Ambos lucían unos broches antiguos en la solapa, muy importantes para la pareja y que rompían la elección clásica de Prieto. El arquitecto optaba por darle toques de color a su estilismo, aprovechando su segundo plano y siguiendo su identidad tradicional.