Cuando tu primer apellido es Carter, el segundo Knowles y tienes una línea de ropa que lleva tu nombre no hay nada que pueda contigo, aunque solo tengas cinco años. La hija de Beyoncé es una digna heredera de su madre y durante la entrega de los premios Grammy demostró que ella también es una jefaza.