Dice que echa mucho de menos a su marido, Borja Thyssen, que reside en Andorra, y que por esa razón trata de aprovechar al máximo el tiempo en que están juntos. Eso sí, se desmarca por completo del tema de la comunión de sus cuñadas, las gemelas Carmen y Sabina, a la que no fueron invitados.