Era la primera vez que se veían en un año pero el encuentro entre madre e hijo no pudo ser más frío. Rocío Carrasco (40) y David Flores (18), se cruzaron en el juzgado de Alcobendas al que también acudió Antonio David Flores (42). No hubo saludo, ni un gesto de cariño de Rocío a su hijo pequeño. Antonio David, que se mostró sorprendido a la llegada pues no esperaba encontrarse con su ex allí, declaró contrariado al salir: “No puedo contar lo que ha pasado ahí dentro. Me ha roto el alma, porque Rocío no ha dado un beso a su hijo”.

Todo el reportaje completo en la revista Lecturas