La última información que maneja Beatriz Cortázar apunta a que Alba Carrillo no solo tendrá que borrar un nombre de su agenda de trabajo, sino dos. Ayer nos enterábamos que Teresa Bueyes, su abogada, había decidido, de motu propio dejar de ser la representante legal de la modelo, que se encuentra en pleno proceso de divorcio; y hoy es la mánager de Alba la que hace mutis por el foro. Carrillo se ha quedado, también, sin representante laboral.

Artículo relacionado

Curiosamente, y nos enterábamos por boca de la propia Teresa, tanto ella como Alba eran representadas por la misma oficina, así que parece que mientras que estos profesionales han decidido prescindir de la subcampeona de ‘Supervivientes 2017’, sí que seguirán trabajando con la letrada de los famosos.

Cuenta Cortázar en ‘El programa del verano’ que habrían tenido que ocurrir cosas “muy fuertes” para que una oficina prefiera quedarse sin su “joya” a seguir con ella. Y es que, los representantes cobran un porcentaje del trabajo de sus clientes, y ahora Alba, tras salir de SV, debería encontrarse en un grandísimo momento laboral, pero esta situación boyante parece no compensarles y han acabado con toda vinculación profesional con esta madre. ¡Menuda época de cambios tan bruscos la que le toca vivir!