La princesa Letizia lució en la cena de gala previa a la coronación del rey Guillermo Alejandro y la reina Máxima de Holanda una tiara con motivos florales elaborada por la firma francesa de joyas Mellerio. La tiara fue un regalo de bodas que recibió la reina Sofía en 1962 del gobierno de Franco.

Previamente también la había lucido la infanta Cristina en su propia boda y en la de Federico de Dinamarca en mayo de 2004.