¿Tienes un mioma?

Dolor menstrual, reglas abundantes, cansancio... Te contamos los síntomas que deben hacerte sospechar

¿Tienes un mioma?

8 de febrero de 2016, 14:08

Los miomas son tumores benignos que se producen por un crecimiento de las fibras musculares de la cubierta del útero. Normalmente no presentan síntomas, por lo que pasan desapercibidos hasta que el ginecólogo los detecta en una revisión rutinaria. Sin embargo, ciertas molestias te harán pensar en ellos, por lo que sería recomendable adelantar la cita con el médico para asegurarte.

Cómo detectarlos

Algunos miomas, sobre todo si son grandes, causan o agudizan el dolor menstrual y provocan sangrados muy abundantes, más prolongados que los propios de un ciclo normal y, en ocasiones, incluso hay presencia de coágulos.

El cansancio es otro motivo de alerta, pues estas menstruaciones tan abundantes producen una pérdida de hierro, con el consiguiente riesgo de desarrollar una anemia.

Otra pista son las ganas frecuentes de orinar que se producen porque el mioma presiona sobre la vejiga. También te puede poner en alerta notar cierta pesadez en la pelvis y en el abdomen por la presión que ejercen. Si son muy grandes, incluso aumentan el tamaño del perímetro abdominal.

¿Debo preocuparme?

Aunque lleven el calificativo de “tumores” no se trata de un cáncer y tu vida no corre riesgo ya que es excepcional que se malignicen. Pero sí hay que controlar que no crezcan demasiado con ecografía, generalmente, o resonancia magnética si el médico lo estima conveniente. También es posible que te recomiende extirparlos si afectan a tu calidad de vida o a tu fertilidad.

Origen desconocido

Se desconoce la causa exacta que provoca los miomas pero sí se sospecha que hay dos factores que pueden aumentar el riesgo de padecerlos aunque no sea determinante.
Hormonas. Un desequilibrio hormonal con aumento de los estrógenos puede propiciarlos. Hay mayor riesgo en la etapa reproductiva y menor en la menopausia.
Herencia. La herencia genética también juega un papel en su desarrollo. Si una madre tiene miomas es probable que la hija y la nieta los padezcan.

Si los tengo, ¿qué hará el médico?

Control del tamaño. Generalmente, los miomas se detectan en fase precoz, es decir, cuando aún son muy pequeños (del tamaño de un guisante o incluso menor). Si no ocasionan molestias, el ginecólogo te recomendará revisión a los seis o doce meses.

Suplementos de hierro. Para compensar la pérdida de hierro por las reglas abundantes, increméntalo con una dieta rica en carnes rojas, hígado, mejillones, chirlas, yema de huevo, espinacas... El médico te dirá si también tienes que tomar suplementos.

Tratamientos contra los síntomas. Las pastillas anticonceptivas o los dispositivos intrauterinos (DIU) ayudan a controlar los sangrados abundantes y el dolor. Los analgésicos o antiinflamatorios no esteroideos (AINE) lo disminuyen también cuando las reglas son muy dolorosas.

Reducción. Si son muy grandes (pueden llegar a pesar hasta 10 kg) se planteará reducir su tamaño mediante técnicas mínimamente invasivas como el taponamiento de las arterias o los ultrasonidos.

Miomectomía. Si se desea tener hijos y los miomas están dificultando la fertilidad, es muy probable que el médico aconseje este procedimiento. Te extirparán solo los miomas del útero.

Histerectomía. En algunos casos, el médico te recomendará la extirpación del útero. Suele aconsejarse para miomas muy grandes que producen molestias y cuando la mujer ya no quiere tener más hijos

Loading...