¿Tienes el cutis seco? Descubre cómo cuidarlo bien

Tu piel no forma un escudo protector frente al frío, el viento, la polución...

¿Tienes el cutis seco? Descubre cómo cuidarlo bien crema rostro

25 de junio de 2015, 07:00

Precisamente por estar más 'desprotegida', la piel seca envejece de forma acelerada. El principal problema es la aparición prematura de líneas finas y sobre todo, arrugas de expresión, provocadas por los movimientos repetitivos de los músculos perioculares y peribucales.

Limpieza e hidratación

La higiene se debe realizar con productos que hidraten y repongan los lípidos. La mejor opción es la leche limpiadora, sin aclarado. Después, aplica una hidratante (crema o sérum más crema) al menos 2 veces al día con el fin de restaurar el manto protector de la piel.

  • En pieles muy, muy secas. Si es tu caso, sustituye el sérum por un aceite para el rostro. Elige uno 100% natural, sin parafina o siliconas, que ocluyen la piel. Aplicado mañana y noche, te aportará nutrición extra.

  • Para pieles más maduras. Si también la tuya lo es, o además de seca está muy castigada, usa cremas con retinol, el activo más eficaz para las patas de gallo; y recurre a fitoestrógenos (isoflavonas de soja, iris): estimulan el colágeno y reducen el fotoenvejecimiento (por el sol).

  • Activos imprescindibles para ti. Hidratantes (urea, ácido hialurónico), nutritivos (aceites y mantecas vegetales), los que refuerzan el manto hidrolipídico (ceramidas, liposomas), y antioxidantes (vitamina E) contra los radicales libres.
  • Tu aliada perfectapara lograr la máxima hidratación: la mascarilla. Búscala intensiva (en crema, velo de colágeno...), y aplícala una vez cada 7 o 10 días. Aportan al instante un extra de nutrientes y dan flexibilidad y confort a la piel.

Buenos hábitos diarios que frenan la sequedad

Síguelos y también notarás la diferencia.

  • Date duchas y baños cortos. Usa geles hipoalergénicos o especiales para pieles secas y reduce el tiempo de contacto con el agua caliente, que elimina el factor natural de hidratación de la propia piel, provocando que se reseque.
  • Evita exponerte durante mucho tiempo al aire excesivamente caliente, frío o seco (radiador, ventilador, etc.), ya que altera el equilibrio de humedad de tu piel.
  • Hazte con un humidificador. Si tienes la piel muy seca, prueba a colocar uno en la zona de trabajo o en el dormitorio para evitar que la piel se deshidrate aún más.

Loading...