Supera la depresión estacional

Con la llegada del invierno nuestro estado de ánimo se resiente. A menudo se trata de un trastorno pasajero que puedes superar fácilmente siguiendo unas sencillas pautas. El primer paso, saber reconocer los síntomas

Supera la depresión estacional

2 de octubre de 2015, 08:56

Depresión es una palabra a la que en principio debemos tener mucho respeto. Sin embargo, no siempre tenemos que asociarla a una dolencia grave. Cuando el día empieza a ser más corto y las temperaturas descienden, muchas personas sienten que les invade la tristeza y el desánimo. Es lo que conocemos como depresión estacional o de invierno. Superar este trastorno tan frecuente está en tu mano.

Afecta más a mujeres

Al llegar los meses más fríos del año, una de cada diez personas se siente afectada por este tipo de depresión. Y su incidencia es mayor entre las mujeres, que llegan a ser el 75% de los que padecen este trastorno. Aunque suele ser de carácter leve y pasajero, no debemos descuidarlo si no queremos correr el riesgo de que se alargue más de la cuenta o bien acabe degenerando en un cuadro más severo.

La causa está en una alteración hormonal

Para empezar a plantarle cara a este decaimiento, el primer paso es entender sus causas. Cuando la exposición a la luz disminuye, nuestro organismo reacciona aumentando los niveles de melatonina, una hormona que segregamos durante las horas de oscuridad y que nos provoca una mayor sensación de cansancio. Por otro lado, simultáneamente, disminuyen nuestros niveles de serotonina, la hormona que nos ayuda a sentirnos más vitales y activos.

Para combatirla, busca la luz

Aunque no seamos muy conscientes de ello, la luz del sol influye de manera directa en nuestro estado de ánimo. Para fortalecerlo, intenta adaptar tu jornada a las horas de luz natural. Una buena idea es aprovechar las primeras horas del día o el descanso del desayuno para dar un paseo. Este pequeño gesto cotidiano te ayudará a cargar pilas. Igualmente, procura aprovechar los fines de semana para disfrutar del poder energizante de aquellas actividades que se puedan practicar al aire libre.

El poder del sueño, un gran reparador

Según la medicina tradicional china, el invierno es la estación en la que debemos almacenar más energía yang –la que nos mantiene activos– y la mejor forma de hacerlo es a través del descanso. Intenta mantener un número regular de horas de sueño, alargándolo, si puedes, media hora más con respecto a los meses de calor, ya sea durante la noche o bien haciendo una pequeña siesta reparadora.

Es momento de mirar hacia el interior

Es cierto que durante esta época nuestro organismo pierde energía pero, en cambio, se dan las condiciones propicias para el recogimiento y la reflexión. Aprovecha estos meses en los que se vive más de puertas hacia dentro para poner orden en tus ideas y emociones, así como para gestar nuevos proyectos. Puede ser un momento ideal para crecer como persona.

Amigos y familia, una fuente de energía

Eso sí, ten cuidado, porque mirar hacia dentro no quiere decir que debas encerrarte en ti misma. Al contrario, ahora necesitas más que nunca fortalecer tus vínculos. Dedicar tiempo a la gente que quieres te revitalizará, fortalecerá tu autoestima y te ayudará a disipar tus sombras.

Estimula tu mente, te sentirás mejor

El aumento de melatonina, aunque nos reste energía, favorece la concentración. Aprovéchalo para iniciar nuevos estudios que te mantengan mentalmente activa o para ejercitar tu creatividad escribiendo, pintando o haciendo manualidades. Cualquier elección será buena siempre que te ayude a romper con el círculo vicioso de la apatía y los pensamientos negativos.

Atenta a las señales

  • Físicas. Sensación de cansancio, somnolencia, cambios en el apetito, con mayor deseo de tomar dulces y carbohidratos, y dolores de cabeza recurrentes.
  • Psíquicas. Tendencia a aislarte de los demás, ansiedad, cambios de humor, irritabilidad, apatía, tristeza y desinterés por actividades que antes solían atraerte.
  • Consulta. Si los síntomas son muy agudos, te impiden llevar a cabo tu vida normal o, en lugar de remitir, se alargan en el tiempo, necesitas la ayuda de un profesional.

Claves para el día a día

  • Ríe. Es difícil cuando nos sentimos decaídos, pero sus efectos antidepresivos merecen el esfuerzo. Unas sesiones de risoterapia pueden ser muy efectivas.
  • Practica ejercicio. Lo ideal es combinar el trabajo cardiovascular, que te ayudará a liberar endorfinas, con técnicas de relajación como el yoga, que armonizan cuerpo y mente.
  • Escucha música. Su influencia en el estado de ánimo está más que demostrada. Unos minutos al día son una magnífica terapia para fortalecer el espíritu.
  • Rodéate de color. En invierno dominan los tonos oscuros. Un toque de color a vestuario y decoración te levantará el ánimo.

Terapias que te ayudan

  • Luminoterapia. Consiste en exponerse diariamente durante unos minutos a una lámpara especial que emite una luz intensa que reactiva la liberación de serotonina. Puedes acudir a centros especializados o adquirir un modelo doméstico.
  • Iones negativos. Son liberados por la naturaleza a través del viento, el mar o la lluvia. A ellos debemos la sensación de bienestar que nos suele quedar tras una tormenta. Según estudios de la Universidad de Columbia (EE. UU.), existe una relación entre la alta densidad de estos iones y la mejora del estado de ánimo. Puedes aprovechar fácilmente sus beneficios utilizando purificadores ionizadores.
     

Loading...