Síntomas 'raros' que siempre avisan de algo

Algunas alteraciones de la salud no dan la cara de forma habitual y se manifiestan con síntomas que pueden pasar por alto. Identifícalos

Síntomas raros que siempre avisan de algo

9 de noviembre de 2015, 09:21

El porqué de una ronquera persistente

Aunque solemos achacarla a una exposición al frío, hay otras causas que la explicarían.
Analiza tu tiroides. Una afonía que no acaba de curarse puede deberse a que la glándula tiroides funciona lenta (hipotiroidismo). Si también hay hinchazón de párpados y de cara las señales son todavía más evidentes.

Cuando las canas salen muy pronto

Si aparecen antes de los 20-25 años y de forma muy llamativa (recibe el nombre médico de "poliosis") es una señal de alerta.
Puede ser por anemia y problemas digestivos. En estos casos, podrías no estar asimilando bien las vitaminas del grupo B y minerales como el hierro, que impiden la pigmentación del cabello.

Si se inflaman las palmas de las manos

Se conoce como "fascitis palmar" y se considera una enfermedad reumatológica progresiva.
Relacionado con tumores. Si las manos duelen y se producen contracturas frecuentes en los dedos, acude al médico porque puede deberse a algo más serio. Los médicos lo denominan "neoplasias hematológica".

Lo que dice un abdomen que no se deshincha

Una tercera parte de las mujeres con cáncer de ovario tiene síntomas gastrointestinales, sobre todo distensión o hinchazón abdominal durante todo el día.
Tres meses. La distensión abdominal suele aparecer unos tres meses antes de que se diagnostique el tumor (que se acompaña de otros síntomas que provocan malestar).

Uñas 'mitad y mitad', con dos tonos diferentes

Las uñas son, con frecuencia, un chivato perfecto de nuestro estado de salud interno.
Un riñón dañado. Que la mitad de la uña sea más clara y la otra más oscura, formando líneas horizontales marrones o rosadas (leuconiquia o uñas de Lindsay) puede indicar una insuficiencia renal crónica.

Perder peso sin ninguna causa aparente

Se denomina "caquexia" y aunque las causas pueden ser muy diversas, podría tratarse de algo serio.
Un posible tumor. Cuando existen células malignas, éstas necesitan un mayor abastecimiento de nutrientes para funcionar y los roban del resto del organismo, por lo que se da ese adelgazamiento tan drástico y sin razón aparente.

Los delirios y las bajadas de glucosa

Dos millones de españoles que sufren diabetes siguen sin estar diagnosticados.
Intolerancia a la glucosa. Cuando el problema persiste y no se trata (no se administra insulina), la persona puede sufrir episodios de delirio, no reconocer a sus allegados y no ser capaz de hacer un discurso coherente.

Cuando duele demasiado a mandíbula

En ocasiones sucede al realizar un esfuerzo intenso o si estamos sometidos a mucho estrés…
Angina de pecho. Aunque puede ocurrir simplemente por apretar la mandíbula durante la noche (bruxismo), permanece atenta porque también puede ser la señal de una angina de pecho y de que sufre el corazón.

Otras pistas que envía tu cuerpo

Detenernos de vez en cuando a escuchar nuestro organismo puede sernos de gran ayuda. Él siempre nos envía señales en forma de síntomas, por ejemplo:
Arrugas en las orejas. Que en la zona inferior de la oreja (a la altura de donde colocamos los pendientes) se forme una arruga profunda o línea diagonal puede ser indicio de problemas cardiacos.
Moratones frecuentes. Si aparecen muy a menudo y sin una contusión previa, pueden avisar de problemas de coagulación y de plaquetas de la sangre.
El hipo persistente. Si dura más de 48 horas, debes acudir al médico. Tras él pudiera haber una patología que afecte al sistema nervioso central.
Heridas en los bordes de los labios pueden avisar de un déficit de hierro o de vitaminas del grupo B.
Gran decaimiento, tendencia a coger peso, frío continuo y estreñimiento también indican problemas tiroideos

Tortícolis que se repite con frecuencia

Puede deberse a una hiperextensión de la musculatura al dormir en mala postura, pero también...
Una hernia discal. Se produce cuando los discos (las estructuras entre dos vértebras) se desgastan y se desplazan, lo que puede comprimir algunos nervios y originar tortícolis. El hormigueo en las manos es otra señal de hernia discal.

 

Loading...