¿Por qué será que te sientes tan cansada?

Si tu falta de energía es constante y no responde a una actividad física concreta, puede ser que tu organismo te esté avisando de algo

¿Por qué será que te sientes tan cansada?

1 de octubre de 2016, 14:49

El hipotiroidismo suele ser la causa más habitual de un cansancio difícil de explicar por motivos más aparentes. Para confirmarlo, o descartarlo, se realiza un análisis de perfil tiroideo. Si en la analítica la hormona TSH supera el 2,5 hay que buscar otra razón para el agotamiento.

Por culpa de los fármacos

Revisa la medicación que estás tomando. A lo mejor algo de lo que te han prescrito tiene la somnolencia o la fatiga entre sus efectos secundarios. Sucede con los antihistamínicos, los antihipertensivos, los sedantes, los antidepresivos... El consumo excesivo de laxantes y diuréticos también puede provocar agotamiento por la deshidratación que genera. Pregúntale al médico si puede cambiarte los fármacos.

Cuando faltan vitaminas

Como regulan un montón de procesos biológicos, a la que sufres carencia en alguna de ellas, tu rendimiento baja. Ese déficit no solo puede deberse a que tu alimentación sea desequilibrada (aunque revísala). En ocasiones, puede ocurrir porque haya algún problema de absorción intestinal. Cuando es esto último, puede darse también mayor tendencia a los resfriados y una progresiva pérdida de masa muscular.

Si se duerme mal

Puedes dormir las horas recomendadas pero no descansar lo suficiente. Es lo que les sucede, por ejemplo, a quienes padecen apneas (pausas de respiración o respiraciones muy superficiales mientras duermen), por lo que su sueño no resulta reparador. De ahí la somnolencia y la fatiga durante el día, así como los problemas de memoria, de atención... Los dolores de cabeza y la hipertensión también se asocian con la apnea.

Tampoco duermen siempre bien (por el dolor) las personas con efermedades que afectan a las articulaciones, como la artritis o la artrosis. Se supone que es por ello que suelen sentirse a menudo cansadas.

Quizá sea anemia

La anemia es la disminución de la hemoglobina, una proteína de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno por el organismo. Si los músculos no se oxigenan bien, rinden menos y hace acto de presencia la fatiga. La palidez excesiva también puede ser indicadora de anemia.

Por no respirar bien

Cuando a los pulmones no llega el aire suficiente, todo el organismo funciona mal y te fatigas. Es lo que le ocurre a las personas con mucho sobrepeso: sus pulmones quedan oprimidos, limitándose sus movimientos y generándose sensación de ahogo. Los silbidos en el pecho al respirar alertan de que la respiración es mala. También la halitosis, pues uno de los motivos que la generan es respirar por la boca.

Problemas de glucosa

Cuando se padece diabetes tipo 2 y no se controla, las células son menos capaces de utilizar la insulina, la hormona que les permite conseguir energía a partir de la glucosa. Por eso aparece el cansacio, además de sed, apetito y pérdida de peso. Y sucede igual si la glucosa está muy baja (hipoglucemia): tampoco las células disponen de toda la energía que necesitan. En este último caso, son habituales la ansiedad, la irritabilidad, los mareos...

En el caso del cáncer

Cuando las células de un tumor se multiplican, el organismo se altera y puede notarse un cansancio extremo. Sucede, sobre todo, en aquellos tipos de cánceres que suponen pérdida crónica de sangre, como el de estómago o colon. En general, la fatiga asociada a un tumor aparece de pronto y empeora con el tiempo, impidiendo realizar actividades cotidianas. También suele haber dolor y pérdida llamativa (y no atribuible a otra causa concreta) de peso.

¿Fatiga crónica o fibromialgia?

Siendo dos enfermedades distintas, la sensación constante de gran cansancio es un síntoma común a ambas. Quienes padecen fatiga crónica están agotados durante meses y llegan a no poder ni vestirse solos. En el caso de la fibromialgia, además del dolor generalizado, hay múltiples 'puntos gatillo': zonas localizadas muy sensibles al dolor: en el cuello, en la nuca, en los codos...

Loading...