Por fin un verano sin infecciones íntimas

Proliferan en esta época por el aumento de la temperatura y la humedad, pero existe el plan infalible para que este año no sufras ninguna

Por fin un verano sin infecciones íntimas

27 de mayo de 2016, 11:28

Asegúrate de que sigues una dieta "diurética"

Beber cada día al menos 1,5 litros de agua (mejor de mineralización débil) ayuda a limpiar el tracto urinario de las bacterias que provocan infección de orina (cistitis).
Aumenta la presencia en tus menús de las verduras y frutas más diuréticas: cebolla, puerro, espárragos, apio, pepino, alcachofa, piña, melón, sandía, pera....

Ni un solo día sin tomar arándanos

Los rojos acidifican la orina y ejercen una eficaz acción antiséptica y antibiótica sobre los gérmenes causantes de las infecciones urinarias. Ayudan a prevenir y a tratar.
Es mejor tomarlos frescos, pero puede resultarte más fácil comprar zumos comerciales o consumirlos en forma de suplemento alimenticio.

Intenta que tu despensa tenga poder antibiótico

Además de los arándanos, si tienes tendencia a las infecciones vaginales, deberías tomar más ajo (lo hay en suplementos), el gran enemigo de las micosis.
La canela, el jengibre, el tomillo y el romero son muy útiles como condimento, pues también contienen ingredientes antimicóticos eficaces.

Un yogur a diario y el pan, sin levadura

Las bacterias buenas del intestino reducen las cistitis. El yogur las mejora, sobre todo si has tomado antibióticos, pues estos alteran la flora y pueden provocar hongos vaginales.
Evita los quesos curados, las pastas o los alimentos con levadura, ya que las diferentes especies de Candida que generan infecciones son, también, levaduras.

Sigue este ritual tras mantener un contacto íntimo

Para contrarrestar el aumento bacteriano que hay en la vagina tras el coito, orina al acabar. También es bueno tomar entonces el suplemento de arándanos rojos.
En general, intenta ir al lavabo cada dos horas, si retienes mucho tiempo la orina, favoreces la cistitis. Por eso también se recomiendan los arándanos antes de ir a dormir.

Que todas tus braguitas sean blancas

Las fibras sintéticas favorecen la sudoración y esta las infecciones vaginales. Por eso se recomienda usarlas de algodón; pero se suele obviar el detalle del color.
Si no son blancas, los pigmentos del tinte también pueden aumentar el riesgo de infecciones. Sucede igual con los pantalones demasiado ajustados.

Utiliza el papel higiénico de la forma correcta

La bacteria que suele causar cistitis, la E. coli, sale del intestino en las heces y coloniza la zona situada entre la vagina y el ano. Si, tras orinar, te limpias de atrás adelante, puedes trasladarlas al tracto urinario. Y hablando de higiene:
Usa gel con pH 4,5, similar al vaginal (en torno al 6 en la menopausia). Evita las duchas vaginales.

Si utilizas tampones, que sean probióticos

Ya hace unos años que se venden en las farmacias españolas. Están impregnados con unas bacterias beneficiosas que, durante la menstruación, regulan la flora y el pH de la vagina.
Si usas salvaslips con mucha frecuencia, es mejor que escojas aquellos que tengan una alta capacidad de transpiración.

No te sientes sobre la arena de la playa

En ella hay bacterias que pueden llegar hasta tus genitales. El calor que desprende también favorece las infecciones, aún más si tu bañador está mojado. Pasa igual con el suelo de las piscinas.
Tras bañarte, mantente de pie (pasea) hasta que el bañador se seque. Y siéntate solo sobre la toalla o la tumbona.

Alivio extra: Remedios muy eficaces

Si notas picor, micciones dolorosas... ve al médico. Sentirás alivio si complementas lo que te prescriba conestos remedios (consúltale).
Baños de asiento. Si tienes infección de orina, hierve en 1 litro de agua de 2 a 4 cucharadas soperas de una mezcla de tomillo, cola de caballo, gayuba, saúco y caléndula. Cuela y haz baños de asiento varios días.
Compresas de yogur. Aplica yogur natural en un salvaslip de algodón y póntelo varias horas. Sus bacterias vivas (beneficiosas) ayudan a acabar con los hongos.

Loading...