Pasión por la lectura

Busca un rincón luminoso, un asiento cómodo y sumérgete en una buena historia. Leer es relajante y activa tu memoria

Pasión por la lectura

4 de octubre de 2015, 13:05

Planifica tu zona para leer

Una buena iluminación es fundamental para leer sin forzar la vista. Durante el día, potencia al máximo la luz natural y dispón de un punto de luz independiente para cuando esta sea insuficiente.Tener un lugar para disfrutar de un rato de lectura es un regalo. No necesitas mucho espacio, en apenas 2 m2 te caben una butaca que recoja bien la espalda, una mesa o auxiliar para tener a mano tus libros y una luz intensa y focalizada que no fuerce la vista. Elige un espacio tranquilo, alejado de la puerta o el televisor, y cerca de una fuente de luz natural y haz que la decoración refuerce la atmósfera de tranquilidad.

Cuida todos los detalles

Ten en cuenta aspectos como la elección de la lámpara o la forma del cojín.
Pon plantas. Son decorativas, purifican el aire y, además, su tono verde relaja la vista y propicia la concentración. Combina verdes con flores delicadas como orquídeas, jazmín o gardenias.
En orden. Un revistero, unas baldas o una mesita te ayudarán a manterner los libros y revistas cerca de donde los necesitas. Ten a mano solo lo que estés leyendo o se verá desordenado.
La lámpara. Escoge un modelo de brazo articulado, que permite leer sin dificultad ni brillos. Se pueden fijar a una balda o incluso a un libro. De este modo, el haz de luz cubre las páginas que lees.
Los cojines te facilitan adoptar una postura más cómoda. Si lees sentada, elige uno rectangular para la zona lumbar. Si lees tumbada, coloca cojines en las cervicales y bajo la rodilla.

La lectura, un gran estímulo

Para la memoria. Leer 20 minutos al día estimula la actividad cerebral y fortalece las conexiones neuronales. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), leer ejercita la memoria y mejora la capacidad intelectual.
Te sientes mejor. Un estudio de la Universidad de Standford muestra mediante una resonancia magnética cómo la lectura aumenta el flujo sanguíneo del cerebro en las áreas relacionadas con el placer.
Antídoto antiestrés. Los libros, en especial los de ficción, rebajan el estrés y minimizan las dolencias como las cefaleas y los trastornos del sueño, según el SEN. Por ello, leer un rato antes de dormir es muy saludable.
Más empatía. Leer narraciones te ayuda a mejorar las habilidades sociales y la empatía, gracias al ejercicio que representa sumergirnos en la trama de experiencias de los personajes.
 

Loading...