Mascarilla antiedad: los requisitos imprescindibles

¿Necesitas nutrir a fondo tu rostro? ¿Buscas un efecto lifting? Averigua cómo debe ser la mascarilla que te ayude a combatir estos y otros signos de la edad

Mascarilla antiedad: los requisitos imprescindibles

7 de noviembre de 2015, 13:36

Las mascarillas antiedad son excelentes tratamientos de choque para la piel. Aplicadas una vez a la semana proporcionan cuidados extra al rostro de forma rápida y eficaz.

Qué la hace tan recomendable

Refuerza tu crema. En función de los activos que incluya, la mascarilla ayuda a hidratar la piel más a fondo, a proporcionarle más luminosidad, reafirmarla, etc.

Activa la circulación. Al “tapar” la piel con la máscara de tissue o una buena capa de producto se produce vasodilatación y aumento de la temperatura, por lo que se absorben mejor los activos.

Diferentes formatos

En crema. Son similares a las cremas de día, pero con textura más untuosa. Las hay en tarro o sobres monodosis.

Filmógena o peel-off. Una vez aplicada se forma una película elástica, que se retira despegándola. Se usan en pieles deshidratadas y envejecidas por su efecto tensor.

Con velo. Es un tejido de celulosa con forma de cara que está impregnado de activos.

En función de tus necesidades

Piel muy seca. Es uno de los síntomas que suele darse con el paso del tiempo. Para combatirlo, usa una mascarilla nutritiva que incluya aceites vegetales, como manteca de karité, argán o con extracto de miel.
Desvitalizada. El tono se va apagando con la edad. Si es tu caso, usa mascarillas con vitamina C o con acción peeling o “scrub” (exfoliante), para liberar las células muertas que impiden un tono uniforme y luminoso.
Con arrugas. Fíjate en que incluya activos antioxidantes (vitamina E, té verde), proteínas vegetales con efecto tensor y/o ácido hialurónico para “rellenar” las arrugas.
¿Rojeces? La piel se sensibiliza más con los años. Usa mascarillas con agentes calmantes (áloe, bisabolol, agua termal).

Sácales todo el partido

Efecto flash. Si usas esta mascarilla en las horas previas a un evento (fiesta, boda, etc.) notarás la piel revitalizada y más lisa, como si estuviera totalmente descansada.
Antes de la ducha. Aplícala y déjala actuar mientras te bañas. El vapor del agua caliente ablanda la capa córnea, abre los poros y mejora la penetración de los activos.
Mientras duermes. Si es una mascarilla hidratante o nutritiva, también la puedes dejar toda la noche. Por la mañana, al aclararla, tu piel estará más jugosa y rellena.

Manual de uso y precauciones

Sobre la piel limpia. Extiéndela sobre el cutis desmaquillado y humedecido con agua tibia para mejorar la absorción de activos.
Capa uniforme. Debe ser bastante cubriente, pero con 2 mm de grosor es suficiente.
También en cuello y escote. Esta zona tiene las mismas necesidades que la cara y delata enseguida la
Evita el contorno de los ojos. Excepto si la mascarilla está formulada para esta zona. Podría irritar esta área tan frágil.
Respeta los tiempos. Déjala actuar el tiempo que indica el envase (10-15 minutos) y retírala. Si te excedes,
podrías irritar la piel (por ejemplo, las mascarillas de efecto peeling).
Al acabar, el tónico. Retírala con un tissue y, si contiene arcillas, también con agua tibia. Al finalizar, usa un tónico para eliminar bien los restos, y aplica tu crema.
Cuidado con... Los aceites esenciales y perfumes intensos, pueden causar irritación.
 

Loading...