Maquillaje a prueba de calor

La cosmética de larga duración se convierte en tu mejor aliada para estar impecable pese a la canícula. Aprende a usarla bien

Maquillaje a prueba de calor

10 de agosto de 2016, 10:23

Qué productos escoger y cómo utilizarlos

Limpiador sin aceites. El primer paso para un maquillaje de verano inalterable es una limpieza que elimine cualquier resto de grasa o sudor del rostro. Es mejor que el producto que utilices no incluya aceites y se aclare con agua.

Tónico en la zona T. La frente, la nariz y la barbilla son las áreas del rostro donde se acumula más grasa. Si aplicas tónico en ellas, se cerrarán los poros y la piel quedará más lisa y seca.

Refinador de poros o prebase. Es lo que debes usar después. Son cosméticos que absorben el exceso de sebo que puede haber en la piel y evitan los brillos durante más tiempo.

La mejor base. Hazte con una de larga duración. Están formuladas de tal manera que crean una película sobre la piel que permanece inalterable durante 12 horas. Debes extenderlas de forma rápida porque cuando se secan cuesta retocarlas. Quedan mejor aplicadas con pincel o con una esponja. En caso de tener la piel muy grasa, lo mejor son las bases matificantes 'oil-free' y los polvos compactos.

Ojos 'waterproof'. Existen perfiladores, máscaras, sombras... que no incluyen agua en su fórmula pero sí son ricos en ingredientes impermeabilizantes, por lo que se mantienen inalterables pese al sudor.

Labios rellenos con perfilador. Si lo haces, el pintalabios que pongas encima se desplazará menos. Perfilador y labial deben ser del mismo tono. Cuando te hayas pintado los labios, coloca un pañuelo de papel entre ellos y presiónalo para adherir el color. Luego, da otra capa de labial con pincel.

Para que dure aún más

Hay algunos trucos para que el maquillaje perdure más en perfecto estado.

Con un trozo de hielo. Cerrar bien los poros del rostro justo antes de maquillarte es fundamental. Y para hacerlo, puedes lavar tu cara con agua bien fría y luego pasar sobre ella un trozo de hielo envuelto en un pañuelo.

'Tócate' lo justo. Ni frotes tu piel mientras te maquillas ni luego estés tocándola constantemente durante todo el día. Si sudas y debes retirar el sudor, hazlo presionando con un pañuelo de papel.

Tonos claros. Es mejor que no apuestes por colores muy llamativos para maquillarte en verano porque, cuanto más lo sean, más se nota cuando van desapareciendo por efecto del calor. Las bases y los polvos deben ser exactamente del tono de tu piel: ten en cuenta que con el paso de las horas sus pigmentos se van oscureciendo.

Loading...